CONVERSIÓN DE UNA ACTRIZ ERÓTICA
Claudia Koll


Claudia Koll, una de las musas del director Tinto Brass y actriz-fetiche de algunas de sus obras más escabrosas, describe cuál fue el origen de su transformación, y el ataque acompañado de una vejación física del Demonio. Tras su conversión, Claudia ha volcado todo su talento en la evangelización, y recientemente ha producido un musical sobre San Maximiliano Kolbe.

“Encontré al Señor en los meses sucesivos de manera
profunda, cuando fui atacada por la fuerza del mal, del Maligno. 
Esta vida mía
de placeres había sido un pecado mortal. Comencé a sentir una voz que se
manifestó al comienzo diciendo que era una actriz famosa difunta. Y entonces yo
comencé a hablar con esta voz, con este ser. Descubrí después, un día, su
verdadera identidad, y aquel día fue para mí el momento de mi encuentro con
Dios. 
Había respondido al teléfono y hablé con mi agente. Mi agente era un
persona importante para mí a quien quería mucho, la agente cinematográfica,
pero no estábamos de acuerdo en una cosa y entonces discutimos. 
Cuando regresé
a mi habitación, esta voz me dijo que en la conversación telefónica no me había
ido bien porque yo «no había odiado». Y en el momento en que me dice “odiar” yo
le respondí: «No, yo fui hecha para amar».  
Porque aunque me había equivocado mucho, sobre todo en el amor, no
siendo nunca fiel, pero lo que yo deseaba en lo profundo de mi corazón, era el
amor; era sentirme amada y amar, aunque no sabía amar. Y entonces respondí
rápidamente: Yo fui hecha para amar.
Y cuando respondí así, ese ser se enojó y me dijo que era la
muerte que había venido para matarme y entonces me atacó físicamente. Aunque yo
no la vi, sentí sobre mi cuerpo una fuerza que me agarró las piernas y comenzó
a aplastarme. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *