¿EDUCACION SEXUAL O EDUCACIÓN PARA EL AMOR?

EDUCACION SEXUA FORMAL:
entre la frustración y el empecinamiento

En Uruguay, la educación sexual sigue siendo una necesidad sin respuesta. Desde el sistema educativo hubo varias iniciativas ­algunas incluso con principio de ejecución­ que no prosperaron. Hoy, cuando la expectativa renace en ese ámbito, expertos en la materia con larga y reconocida trayectoria en el medio ponen en duda la viabilidad de la educación sexual formal.

Por: ELVIRA LUTZ Y ARNALDO GOMENSORO

El filósofo Edmundo Husserl (por otra parte, un eminente hombre de ciencia) definió el conocimiento filosófico como «la problematización de las trivialidades», como «el cuestionamiento de lo obvio». Y otro pensador de nota, Eduardo Spranger, observaba «que nada solía resultar menos comprendido que aquello que se volvía naturalmente comprensible».

Pues bien: nosotros vamos ahora ­a propósito de la «educación sexual formal» y sus confusas vicisitudes­ a intentar hacer justamente eso: cuestionar lo obvio, lo que ­para la mayoría de la gente (y también para la mayoría de los especialistas y de los expertos)­ resulta «naturalmente comprensible».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *