LA LUJURIA ES DEMONÍACA (22)LAS EXPERIENCIAS DE EUTIMIA [7 de 12]

Aviso: Las siguiente cinco entradas de esta serie continuarán publicándose a partir

del martes 14 de julio
Hola Padre, Gloria a Dios que inspira y va profundizando a través de su espíritu Santo el discernimiento de cosas que le pasan a muchas mujeres, 
Gloria a Dios por su vida también. 
      Estuve pensando en mandarle algunas otras cosas que quizás sean útiles, para seguir profundizando en el discernimiento espiritual  en relación a los ataques del maligno. 


      Por supuesto que cuando estoy por escribir este tipo de información o sobre cosas de Dios y del «Otro», como ahora, se genera una tensión a mi alrededor, El perro de casa no para de rascar la puerta y ladrar; toda mi ‘amada familia’ comienza a demandarme atención, reclamando, o necesitando algo y se impacientan 
y me insisten en que los atienda.
 Estoy convencida por experiencia propia que todo es gracia de Dios, hasta la posibilitad de mover nuestra voluntad. Quiero decir que hasta la ascética es voluntad de Dios en mi vida. 
Esto se fue haciendo carne de a poco, pues una persona soberbia como yo podía decirlo a través de la razón, pero pues, hay pensamientos muy enraizados que no son conscientes en nosotros hasta que Dios los muestra y trabaja en el alma mitigándolos. 


Por supuesto que la pedagogía del Señor conmigo fue, generalmente, el dolor. “El oro se pule en el crisol”. El sufrimiento de padecer estos acosos y malos tratos del Malo. Ese bullying del demonio que con pocos sacerdotes se pueden comentar sin que la tengan por anormal. Y aún con los que entienden da vergüenza contarles.
Hace un tiempo escuché en televisión a un Sacerdote, el “Padre Pedro”, a quien le dicen: “La Madre Calcuta varón de los pobres” porque sacó a muchos de la pobreza en la India. Su relato generó en mí una experiencia de Dios transformante. Dijo: «Acá todo lo hacemos a base de dolor y sacrificio, sufriendo mucho».


Esto caló hondo en mí, me generó una alegría que me cambió la manera de ver el dolor, fue algo muy profundo no sólo a nivel de la razón. 
Pero tengo que decir que  de hecho Dios ha sido muy bueno conmigo, si he sufrido fue por procesos de duelos normales (fallecieron cinco familiares en siete años) o por lo que Él permitía en mi vida, también por desagradecida. 


Estuve leyendo de pasada su blog ya que mientras le escribo hago la tarea con mi hija. Me sentí identificada con esta señora Jazmiín cuando dice que cuando uno tiene familia se complica orar ante los ataques del maligno.
[Eutimia se refiere a una entrada en este enlace: 
https://elblogdelbuenamor.com/2014/01/atencion-lo-interior-jazmin-recibio.html ]

Por supuesto que cuando estoy por escribir este tipo de información o sobre cosas de Dios, como ahora se genera una tensión a mi alrededor, ‘mi perro en mi casa’ no para de rascar la puerta y ladrar, toda mi amada familia comienza demandarme atención, reclamando, o necesitando algo y se impacientan y me insisten en que los atienda. 
Digo por supuesto porque el Otro se vale de cualquier cosa para sacarnos de la misión. ¿Casualidad que justo ahora?, ¡no! yo no creo sea causalidad.  
Así generalmente surgen inconvenientes trabas espirituales en las tareas encomendadas por Dios y sobre esto voy a volver más adelante mencionando otras experiencias pero esta vez sobre mis hijos. Recuerdo que casi al comienzo de estos relatos, se me  quemó  el PC.


Lo que aprendí a hacer cuando pasa esto de las interrupciones fue además de  tratar de poner límites a los demás y a uno mismo para no alterarme, es a tomarlo con paz ya que mi primer deber es mi familia. 
Le entrego a Dios para que sea su voluntad y Él me dé el tiempo para escribir, servir o lo que sea que el quiera. 
Quiero decirle que en este tiempo el Señor me llama a escribir aquél retiro del cual lo consulté hace tiempo, y acerca de otras cosas que me hace ver con su luz interior.
 Eutimia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *