NAVIDAD: LA VENIDA FÍSICA DE DIOS EN PERSONA -Octava de Navidad 1er. día – EL DESEO DE VER A DIOS

¡AH SI RASGASES LOS CIELOS Y DESCENDIESES! (Isaías 64, 1)
1.- ANUNCIO DE LA VENIDA DE DIOS MISMO EN PERSONA Y FÍSICAMENTE
EN EL ANTIGUO TESTAMENTO 

1) El Evangelio se llama así porque en el idioma griego en que fue escrito, la palabra eu-angelion quiere decir buen Buen Anuncio, Buena Noticia.
Lo que anuncia el Evangelio como buena noticia es la presencia de Dios. 
La venida de Dios en persona había sido anunciada por los profetas en el Antiguo Testamento.

2) En el Nuevo Testamento, Jesucristo se presenta a sí mismo como la realización de esa venida preanunciada. Desde Jesucristo Dios se hace presente “en persona pero en una naturaleza física”, inaugurando así la nueva era de la historia humana: el Nuevo Testamento. Eso es lo que anunció Juan el Bautista y eso es lo que anunciamos en la Iglesia.

3) San Marcos comienza su evangelio citando dos pasajes del Antiguo Testamento que anunciaban su venida y que se cumplen con la venida del Bautista y de Jesús: Isaías 40, 3 y Malaquías 3, 1
«Abrid en el desierto un camino para el Señor […] ahí viene el Señor con poder» (Isa 40,3.10)
«Enseguida vendrá a vosotros el Señor a quien buscáis» (Mal 3,1)

1 comentario en «NAVIDAD: LA VENIDA FÍSICA DE DIOS EN PERSONA -Octava de Navidad 1er. día – EL DESEO DE VER A DIOS»

  1. En la Homilía: «Lo envolvió en pañales» veíamos a María que al dar a luz al Niño – Dios en persona que nace en la Tierra- lo pone sobre pajas de trigo como anuncio de la Eucaristía. Ahora volvemos al anuncio cumplido: Dios vino en persona, a salvar a la Humanidad. Vivimos dos mil años iluminados por el Evangelio, esa Buena Noticia que fue recorriendo y vivificando la Tierra. Hoy, el hombre lo ha olvidado. Me viene esto: Vale más una Eucaristía bien celebrada, vivida a conciencia, que toda la indiferencia -miedo a aceptar el Evangelio- que fluye a nuestro alrededor. En la Fiesta de la sagrada Familia nos anima a vivir vida de fe, seguir viviendo en clave de vida oculta de Cristo, el tiempo de Navidad, Epifanía y todo el año.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *