RENATA: MOTIVOS DE LA INFIDELIDAD FEMENINA (1ª de 2)

“Ella, que tenía desde niña un hambre insaciable de afecto y de ser amada, padece la rudeza y la lujuria del marido, que le parece crónica e incurable después de tantos años. Es cierto que cayó tres veces bajo el peso de su cruz cuando encontró algún buen amigo que la comprendía. Pero las tres veces se levantó y volvió a cargar su cruz”

“Mi vida entonces consiste en llorar amargamente
por lo que no puede ser
y llorar por lo que debería ser y no es”

Estimado Padre Horacio:
Mi amiga Fidelina me recomendó muchas veces que lo consulte y hoy me decidí. Ella siempre me alienta, Me da fuerzas. Me consuela. Pero yo soy una rebelde y una eterna desconforme.

Qué más quiero de la vida? Me casé y tengo cuatro hijos maravillosos,
Tengo un trabajo, Tengo mi casa, Mis amigos y tengo a Dios
Pero…algo me falta… falta algo que me llene…y creo que es el amor de mi esposo. O tal vez no es su amor sino la forma, la manera, el modo en que me lo da.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *