SONIA: CONVERSACIONES CON EL PADRE HORACIO [2] LA CURIOSIDAD [2ª]

DE LA CURIOSIDAD NACE LA TENTACIÓN
Y DEL AVERIGUAR NACE LA ADICCIÓN [2ª]

3.- DE SONIA: Padre ¡Todo lo que me respondió suena siempre a nuevo! ¡Y sí! ¡Ya le entendí! ¡Me da una inmensa luz sobre la curiosidad y claro, cuando uno mira el futuro resulta eso, la inquietud, la curiosidad.
Sí, quizá elegí mal la palabra; nuestra vida es misterio de Dios.
Si, padre… la distracción.
Y ahora que me habla de la curiosidad cuántas personas cercanas tentadas por ese deseo de experimentar, de conocer cosas nuevas… y nos pasa frecuentemente.
Y qué ganas de saberlo todo, de entender todo, y de enredarse en cavilaciones al final.
Ya le entendí: me dejo en Sus manos y por Su Gracia conoceré y será lo que Él quiera.
¡Si! Iniciaré a leer el libro, inicia a responderme.
Si, padre… trabajar en lo mío y estar en este presente. Es lindo, en las tareas del amor.
Muchas gracias, padre.

3 bis.- Segunda respuesta de Sonia:
¡Padre Horacio! Ahora que le vuelvo a escuchar encontré respuesta directa muy directa a una realidad una próxima, a cosas que amigas mías están viviendo. Es increíble; es verdad que yo me refería a si todavía el matrimonio podía ser aún una posibilidad para mí, dada la edad que tengo pues alguna vez escuché que todo tiene su tiempo y pensaba que, quizá, aspirar al matrimonio a mi edad ya se desdibuja un poco, pues el matrimonio supone tener hijos, etc. y mil cavilaciones como las típicas en las que nos metemos las mujeres; y bueno, elegí la palabra “proyecto”

Y gracias a ello, usted me respondió a otra cosa increíble, para entender últimamente a mi alrededor. Estoy asombrada, porque me sonó la alarma y sólo ahora que le escucho por segunda y tercera vez me doy cuenta que por una pregunta usted me respondió a lo más urgente.

Hicieron eco en mí sus palabras pues no hace mucho he escuchado a amigas decir: “Quiero experimentar, quiero saberlo todo” o “tengo curiosidad, quiero probar… ¿por qué no?” tras la novedad de haber pasado los cuarenta y revisar qué experiencias tienen en la vida; y las veo ¡probar drogas! preguntándose asombradas de por qué no lo hicieron más jóvenes, qué tontas; y las veo tentarse con la infidelidad y en general, por lo prohibido

He quedado profundamente impresionada por su respuesta. Son expresiones comunes entre los jóvenes y las mujeres adultas y todos en una sociedad hedonista que de continuo por medio de la publicidad incita, invita a vivir experiencias, a dar el salto, ¡a atreverse! con palabras insinuantes y tentadoras, retadoras a probar la capacidad de uno para dar el paso. Es increíble. Me abrió los ojos, me dio la respuesta. Todo comienza con la curiosidad.

Y la pregunta que sigue padre, es ¿Cómo ayudar? Pues sé de personas — ahora que analizo a la luz de sus palabras — que entraron en infidelidad por curiosidad. De ahí, en prácticas de la New Age, por curiosidad o para salir, justamente, del incontrolable vicio del flirteo y así…

Algo hice, hablé, llamé la atención con mucha sutiliza, pero obtuve como toda respuesta que lo que yo decía era complicado, pero que gracias por el tiempo dedicado. Su hija Sonia

4.- MI RESPUESTA A SONIA: Querida hija: Es la distracción el arma del demonio para apartarnos de lo real y de lo que Dios quiere; te lleva por la curiosidad a la imaginación y por la curiosidad se entran a adicciones y pecados. Te saca de la realidad y de la razón para conducirte a la imaginación, al reino de lo imaginado.
El reino de lo imaginado lo maneja el demonio y con ello lleva a las personas a la neurosis, que es un sistema de convicciones que el demonio crea a las almas por lo que después no pueden ver la realidad, porque todo lo interpretan y filtran según el filtro que el demonio les instaló. Padre Horacio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *