TENTADA CONTRA EL ESPOSO

Padre:
Mi esposo y yo nos llevamos bien, sin embargo me enojo con él por lo desorganizado y despistado en todo. 
Necesito su consejo, porque esto muchas veces no me deja ni siquiera mirarlo. 
Agradeceré su atención.
Joselina
Estimada Joselina:
Si usted no se da cuenta de que esos pensamientos (y consiguientes sentimientos) contra su esposo son tentaciones, es decir pensamientos malignos y demoníacos, — y si continúa considerándolos suyos, lo cual significa que usted hace suya la tentación porque la acepta — su matrimonio puede estar teniendo los días contados. Esos pensamientos, si usted los sigue aceptando, crecerán y le invadirán la mente como un cáncer. Dicho de otra manera, las razones del demonio la dominarán y determinarán sus actos.
Confiésese con un sacerdote, acusándose de aceptarlos cada vez que se entretiene con ellos. Y también confíeselos a su esposo como pensamientos ajenos que la torturan y que Usted no quiere aceptar, sino apartar de su mente. Y para vencer en esa lucha pida ayuda y luz al Señor. Usted debe defender a su marido contra esos pensamientos. De lo contrario, el enemigo la utilizará para destruirlo y destruir el amor entre ustedes.
Padre Horacio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *