UNA AYUDA ADECUADA
LA MUJER Y EL VARÓN VISTOS DESDE DIOS [9 de 13]

LA
CREACIÓN DE LA MUJER

9.1.-
LA MUJER PROCEDE DEL VARÓN
a semejanza de como la Rúaj procede del
Padre y del Hijo, La Mujer no es amasada de la tierra, sino de una carne y
hueso previamente animados por la aliento divino. ¿Cómo procede la mujer del
Adam varón? No por generación, sino por partición o participación en una misma
naturaleza de cuerpo animal y alma espiritual.


9.2.-
INCOMPLETOS EL UNO SIN EL  OTRO
Desde
entonces varón y mujer estarán de alguna manera incompletos el uno sin  el otro.
Pero se reclamarán el uno al otro de manera disimétrica. A él, sin ella, le
falta una parte. A ella, sin él, le falta su todo.
9.3.-
SIEMPRE PRESENTE, JUNTO AL VARÓN.
kenegedó, delante de él,
significa en realidad junto a él, presente siempre a su lado: ad-sistente, ad-vocata.
“Amar – dice Joseph Pieper, es ponerse de cara al será amado y decirle: es
bueno que existas”…

9.4.-
ANTES QUE MERO 

AUXILIO PRAGMÁTICO, la
ayuda que necesita el Adam varón, es la ayuda que es esa mujer misma puesta
ante él. Su sola presencia lo revela a sí mismo en su existencia del varón.
Ante ella termina de conocerse a sí mismo, como un bien deseado para sí mismo y
hecho realidad frente a ella. Y esto no sólo ni tanto – aunque también por eso
– por una mera necesidad psicológico afectiva, puramente sensible y natural,
sino como algo que pertenece necesariamente a la condición de imagen y
semejanza del Nosotros divino. Lo humano no es todavía humano si no es
semejante a Dios Trino. Es una exigencia del designio divino sobre ambos a ser
imagen y semejanza – sobre la tierra – del Nosotros divino

9.5.-
DIOS CONSTRUYÓ LA COSTILLA EN MUJER,
El verbo hebreo banáh, significa construir. De esa misma
raíz procede la voz ben, hijo, banat o bat, hija, boné,
arquitecto, y posiblemente bayt,
casa. María guardaba todo en su Corazón. Antonio Machado escribió “Yo amé lo
que ellas pueden tener de hospitalario”.
EL
NOSOTROS HUMANO UNO, IMAGEN DEL DIOS NOSOTROS UNO Y TRINO
9.6.-
CON LA APARICIÓN DE LA MUJER SE COMPLETA LA IMAGEN.
Si
lo último en la ejecución era lo primero en la intención, con esta creatura, se
alcanza la imagen del Nosotros divino en un solo Nosotros humano.


9.7.-
SE UNIRÁ A SU MUJER Y SERÁN UNA SOLA CARNE.-
“por eso dejará el
varón a su padre y a su madre y se
adherirá con su mujer y serán una sola carne (Gen 2, 25)” San Juan Pablo II
comenta: “¡Una sola carne! ¡Cómo no
captar la fuerza de esta expresión! El término bíblico “carne” no evoca sólo el
aspecto físico (sexuado) del ser humano, sino también su identidad global, de
espíritu y cuerpo. […] Se
trata de una unidad profunda que, de alguna manera, los convierte en un reflejo
creado del “Nosotros uno” de las tres personas divinas”.
(Carta a
las Familias Nº 8. 2 feb 1994)
  Con esta unificación de
ambos en un solo nosotros, sin disturbio de pasiones sexuales desordenadas, se
bajará el telón del primer acto sobre la obra divina lograda y culminada

Fuente:
De mi conferencia en la rama femenina de a Fraternidad Apostólica Santo Tomás
de Aquino FASTA –MENDOZA (RA)  En el Foro
de la Mujer edición 2018: Mujer custodia de la cultura– 18 agosto 2018

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *