AMORES COMPATIBLES 1

Como Cristo Rey y la Iglesia Reina 
los esposos católicos 
son reyes en el Reino del amor santo
Casada y esposa de Cristo
«Escucha hija, mira, el rey se prendó de tu belleza»
Salmo 45
Querido Padre
Gracias a Dios, que es tan pero tan bueno y misericordioso
con nosotros y mi familia, cada vez estoy más enamorada de Cristo. No soy buena
escritora, a veces siento que no logro comunicar o no sé comunicar bien los
sentimientos, pero quería agradecerle muy profundamente ya que usted ha marcado
mucho mi camino hacia el Señor.

Le cuento que hoy se cumplen ya
varios años de mi consagración personal y privada a Jesús por María , recuerda
que Usted me recomendó el libro de Luis María Grignion de Montfort y justo unos días
antes yo lo había encontrado entre unos libros de mi suegra, había sido todo
providencial. Bueno yo elegí este día porque fue el día en que me casé por
civil, (que para mí el civil no significaba mucho ), y mañana (29 de agosto) es mi aniversario
de boda por Iglesia.
Elegí este día porque pensé que
primero debía decirle un Sí a Jesús y qué más bello que hacerlo a través de los
brazos más puros y bellos de María. Yo siempre en mi corazón en mi interior
pensé que era como casarme primero con Jesucristo y de esta manera podía llevar
mejor mi matrimonio con mi esposo.
Este pensamiento lo llevaba muy
guardadito en mi corazón. Y ahora leyendo su blog me he interesado mucho por
los escritos de Sonia [se refiere a los publicados en agosto de 2012 en cuatro entradas] y lo que usted le contesta. Y ella le dio un Sí como novia
al Señor en lo más sufriente de la Semana Santa. Y yo me sonreía porque no sé en qué terminará la historia.
Pero Usted por lo que mis
limitaciones me dejan pensar creo que no está reñido para nada darle un Sí profundo a
Jesús con mi matrimonio. ¡Es más! Estoy super feliz. Y amo a mi marido lo amo como me ama. Es precioso eso cómo me ama,
cómo me besa. No le niego que discutamos, eso es muy común pero nuestro amor es
sincero. Y eso: amo como me ama.
Esto mismo me pasa con Jesús en
la Eucaristía. A veces, cuando he discutido con mi esposo o le he gritado a los
niños voy y caigo muy dolida en confesión. Luego de confesarme, en el momento
de la consagración, he sentido cómo Dios me ha llamado a su infinita
misericordia. Y mirando a la Eucaristía se ha iluminado y es como si me hubiese
sumergido en su amor. Luego he ido a comulgar con tanta fe y amor que al
terminar la misa me sentía tan feliz que 
he invitado a mi esposo a tomar un café y lo he llenado de sonrisas,
alegrías y le contaba cosas que él me miraba sonriente y me decía ¿qué te pasa,
estás  loca?
Pero me gusta me encanta hasta me
ha dedicado una canción como si fuéramos novios.
Como madre feliz de hijos
Salmo 112

Bueno, querido Padre quería
compartir esto tan bonito con Usted que me ha ayudado mucho en mi camino y
amistad con Dios.

Tengo unos hijos preciosos cada
vez más bonitos. Aquí la gente me lo dice muy seguido. ¡Qué hijos tan bonitos
tienes! Y yo por dentro pienso ¡y cómo no! si quien mira hacia Él resplandecerá
y ellos miran hacia El, hacia Dios.
Un abrazo enorme y desde ya tan agradecida.
Carina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *