ESPOSA DE JESUCRISTO:
TESTIMONIO 3

!Padre
Horacio!

Gracias por
todo lo que me ayuda a ver. Sí, son varias las delicadezas y mimos que Jesús ha
tenido y tiene conmigo y más aún cuando las recibo sin pedirlas ni imaginarlas. 
Las guardo en mi corazón porque más allá de compartirlas con usted a veces
resulta difícil decirlas a alguien más porque no entenderá el milagro, la
maravilla del hecho pequeño pero tan significativo.
Definitivamente
estoy más segura que nunca de la unión real que hay entre Jesús y yo. No tiene
idea de lo feliz que soy… 
Él no es únicamente el Dios lejano que me creó y es
bueno, idea vaga que tienen miles de personas en el mundo… Él para mí es mi
otro yo… Él para mí ya es alguien concreto… no es fácil de explicar pero sí
digo que es maravilloso.

Leo ahora
Romanos cada noche y encuentro las palabras de San Pablo como fuego en el alma,
no se imagina!… yo sólo aspiro a una unión perfecta con Jesús con un hágase
en mí que al fin voy aprendiendo a pedir día tras día… pues nunca esa frase
me había resultado fácil sino todo lo contrario.

Padre, estoy terminando ya el diario
de sor Faustina que me ha hecho tanto bien 
Todo este
tiempo y por mi naturaleza de vida siempre tengo tiempo suficiente para leer y
orar. 
En eso soy afortunada.
Gracias por encomendarme en su Misa!
Sonia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *