FALSA COMPASIÓN y OCULTA CRUELDAD [1 de 20]

LIBERAR A BARRABÁS – CRUCIFICAR A CRISTO
¿CARIDAD SIN JUSTICIA?
Una sociedad que amnistía al criminal 
y victimiza al justo

– Este escrito de Monseñor Michel Schooyans fue presentado ante una reunión plenaria de la Pontificia Academia para la Vida. Es un análisis clarividente de un fenómeno cultural: «la falsa compasión», que se hace pasar por «buen amor» pero que es su falsificación. 
— La falsa compasión es hemiplégica. Va apareada unas veces con la insensibilidad, otras con la animadversión, otras con una crueldad ‘justiciera’ . Acusa, condena, combate hostiga y castiga a los que obran el bien y la verdad y que sufren por ello. 
Por ejemplo: los que defienden los límites. 
–Tomar el bien por mal y el mal por bien es, como hemos observado tantas veces, el mal de la acedia que caracteriza esta sociedad. 
— De esta perversión de la percepción moral nace, por ejemplo, el garantismo jurídico para el víctimario y la inclemencia con la víctima. 
— El arquetipo de estos dramas, lo revivimos cada Viernes Santo, cuando se deja libre a Barrabas y se crucifica a Jesu Cristo.

LA COMPASIÓN HOY
Mons Michel Schooyans
Miembro de la Pontificia Academia para la Vida

Nosotros podemos discernir la verdadera y la falsa compasión en hechos o en tomas de posición observables en el mundo hoy. Así aparecerán los estragos que la falsa compasión está haciendo tanto a nivel de las personas como a nivel de las sociedades humanas. Pasemos a ver pues algunos ejemplos.


1) En 1962, la Corte Criminal de Liège (Bélgica) fue llevada a juzgar a una madre que, «por compasión», había matado a su hijo. Durante su embarazo, esta madre había tomado Softenon, conocido hoy en día bajo el nombre de Talidomida. El niño había nacido portador de malformaciones graves. La madre decidió poner fin a la vida de su niño; lo que efectivamente hizo. Al término de un proceso muy «mediatizado», la mujer fue absuelta. Ella salió libre del tribunal, bajo los aplausos nutridos del público.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *