GETSEMANÍ – HUERTO DE LOS OLIVOS [4 de 5]

GETSEMANÍ

IV
Este cáliz que tomo entre mis manos
y apuro hasta el final de mi destino
contiene la salud de los que amo
y en él vierto mi sangre como un vino.

Si no puedes ahorrarme su amargura
no puedo no querer lo que Tú quieres.
No puedo no morir lo que Tú mueres
abandonado por tus criaturas.

Piso solo en mi vela de guerrero
las uvas de tu ira en mis lagares.
Es un furor de Dios mi abrevadero
que tiñe de Nisán los olivares.
Y blando en mi perdón tu duro acero
que salpica de sangre mis ijares.

Horacio Bojorge Cervetti S.J.

2 comentarios en «GETSEMANÍ – HUERTO DE LOS OLIVOS [4 de 5]»

  1. Ese cáliz, desbordante del amor de Cristo con el que asume el dolor en soledad, lo ofrece al Padre en sacrificio, como muestra de amor filial; se renueva cada día en el altar, en la celebración de los Sagrados Misterios. Asombro, adoración, humillación y gratitud de parte nuestra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.