LA LUJURIA ES DEMONÍACA (23)LAS EXPERIENCIAS DE EUTIMIA [8 de 12]

Cuando te lleva al miedo te hace pensar en algo que uno lo percibe como peligroso o angustiante: “Que va a pasar conmigo en el futuro”,” te vas a quedar sola”, “Están por entrar los ladrones”,  ” Cómo voy a hacer con las cuentas” “ Si se muere tu marido” etc.
De tristeza: “hago todo mal”” Estoy sola” ”Me buscan cuando me necesitan” “está todo mal, “lo hace a propósito porque no me quiere”.” Me dejan de lado”” No me llaman”





Querido Padre:

Volviendo a lo que quería compartir, corríjame usted, que tiene más
experiencia, sabiduría y libros leídos.
Las personas más imaginativas se
ven más atrapadas en esos pensamientos intrusos de que hablaron los santos Padres del desierto y que usted describe. 

En Psicología les
llaman pensamientos automáticos negativos; que tienen origen
inconsciente y, a falta de conocer su verdadera naturaleza espiritual, los psicólogos atribuyen a «sucesos traumáticos de la infancia que afloran desde
el interior del inconsciente», Pensamientos que  son
reiterativo, repetitivos, y  se
manifiestan sin que la persona lo quiera intrusivamente,
. Por ejemplo:
«No servís para nada». “Nadie te quiere”  «me desilusionaste» «puerca» y tantos otros dichos denigrantes.
Pero nosotros que estamos en el camino espiritual, sabemos que, muchas veces, vienen del mal espíritu, desde afuera (afuera de nuestra libertad) no
del interior, como ser la tentación, ideas obsesivas generadas por el Otro. 

Otras veces vienen del interior producto de heridas que se pudren como por ejemplo el rencor, por falta de perdón.  Esto último es como que el enemigo se muda a
tu casa:  Alguien te lastima, el enemigo
te hace acordar te genera bronca, si no perdonas lo antes posible, te enganchas
dando rienda suelta a tu imaginación, comienzas a generar estrategias de
venganza así sean a ese nivel de la imaginación. 

Por ejemplo: “Cuando la vea le
voy a gritar esto y esto y ella me va a decir y yo le voy a abofetear, porque
lo hace al propósito”.  

Dialogar en el
rencor con el enemigo, le damos rosca al hecho, alimentamos la maraña de cosas
negativas.  

La misericordia de Dios nos
ayuda a poder cortar con eso. Perdonar con su gracia, comprender con su gracia,
amar a los enemigos!


Así, en esto una pues de encontrarse dialogando con el enemigo que
está dentro
. Como verá, el problema viene si nos enganchamos y nos dejamos
determinar y actuar por ellos en acciones concretas, porque en algún momento
ese malestar sale, en un grito a tu familia, en una discusión etc… Y aquí me
parece que un primer avance consiste en detectarlos
e identificar  las emociones que generan. Luego
contrarrestarlos con lo que Dios nos inspira. A Jazmín del blog le inspiró esos
medios que describe[1]. 
Creo que hay tantas tentaciones de este tipo cuando vienen del Otro
como personas, cada uno tendrá que ir viendo por donde lo ataca. Seguramente
por una debilidad o por una herida. Una de mis debilidades son mis hijos.
Cuando te lleva al miedo te hace pensar en algo que uno lo percibe como
peligroso o angustiante: “Que va a pasar conmigo en el futuro”,” te vas a
quedar sola”, “Están por entrar los ladrones”, 
” Cómo voy a hacer con las cuentas” “ Si se muere tu marido” etc.
De tristeza: “hago todo mal”” Estoy sola” ”Me buscan cuando me
necesitan” “está todo mal, “lo hace a propósito porque no me quiere”.” Me dejan
de lado”” No me llaman”
Y un ejemplo de rencor lo explicité arriba.
Lo que a mi  personalmente me
ayuda cuando tengo miedo es el don de lenguas,  y pensar en todo lo bueno que tengo, lo que me
dio Dios. En esto hay que tener determinación, y esfuerzo de la voluntad. Todo
es bendición y gracia de Dios, lo demás es mentira. Resulta que uno se cansa de
darle importancia a pensamientos que te hagan estar triste o con bronca gracias
a DIOS. El Señor pasa transformando la vida de uno, y el estado de enojo anterior
producto  a veces de faltas de perdón y o
de aceptación de cosas de la vida, se hace  a- típico y pasa a ser el estado de sosiego y
paz lo habitual, si bien uno se sigue enojando a veces. Es un convivir con
Jesús internamente que te habla al corazón. Dialogar con él.
Como vera
uno de mis combates es en torno a la Ira, por ello tantos ejemplos repetitivos
en relación a esto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *