LO CONFIRMO:
¡HOY HA ENTRADO LA SALVACIÓN EN ESTA CASA!

 
FUE EL PRIMERO EN RECIBIRLO NI BIEN SALIDO DE MI VIENTRE


Padre!!!
¡Qué mejor regalo podías darme hoy que la publicación de este testimonio en tu blog coronando este día de festejo en mi vida!! Pues en mi corazón y memoria guardo profundamente el comienzo de nuestro caminar juntos con muchos detalles!!

Entré al blog y me encantó, me emocioné realmente!! Ahora tengo un ratito de tiempo mientras mi recién nacido duerme junto a mi en su cochecito y las nenas retomaron sus actividades en el jardín. Mi esposo salió de compras para el hijo y ¡está tan orgulloso de su bebé varón! Fue el primero en recibirlo ni bien salido de mi vientre y lo tomó con el cordón aún conectado. ¡Lo que más recuerda es la temperatura que tenía el bebito al salir de mí. 

— ¡Es una brasita! dijo. Muy emocionado.

¡Cuánta razón tenías cuando me decías cuánto le gusta al varón un hijo cada tanto! Y ahora, viéndolo, agrego algo… ¡y cuanto le gusta al varón tener un varón! El papá de mauro y mi papá están tan orgullosos también.


Quiero contarte algo que me sucedió hace un rato. Llevé al bebé a su primer control con el pediatra de cabecera. Un ser con mucha sabiduría. Es como el papá pediatra de acá de la zona. Su esposa es muy especial y carismática… Ella entró al consultorio de su esposo para colocar un florero con jazmines cortados de su jardín justo cuando yo estaba con el bebé para el control. 

Muy animosa me saluda y yo fui cautivada por ese aroma de los jazmines recién cortados que traia. Tú sabes que es mi flor favorita ( recuerdas que mi esposo, para el día de los enamorados, me regaló el jazmin de las cuatro estaciones que ya está en flor!!) 

Bien esta señora vió a Alfredo en la camilla de control y se acercó y lo tocó diciéndome: 
— ¡Este niño es un enviado de Dios, mujer! ¡Lo siento en mi corazón! ¡Es el rey Salomón en tu familia, un enviado!! 
 Yo la miré y sonreí por su ternura y el amor con que me hablaba y le conté rápidamente la historia de este hijo de mi conversión al Señor, y se escalofriaba al escucharme!!

Recién llegué a Casa y le conté a mi esposo lo que dijo del bebé la esposa del pediatra. Y me dice: 

— ¡Veamos qué opina el Padre Horacio!!)

 Sin duda que yo sí sé que es un enviado de Dios; y o sé que este bebé regeneró en mí un nuevo existir, una experiencia de madre tan diferente! Hace un año atrás ni lo más remotamente hubiea pensado en la maternidad, en volver a tener un hijo. ¡Tan renegada y ajena vivía yo de una verdadera experiencia de maternidad como vocación de vida y yo diría hasta como sacramento!

Recién, mientras manejaba, volviendo de la pediatría, pensaba en las palabras de la esposa del pediatra y se me representaban historias de la Biblia…. y le decía a Dios..

 .– Bueno señor, algo especial pasa en mí que viene de Ti..estoy tan llena de energía…hago tantas cosas en tan poco tiempo…

Hoy se asombraban en el jardín de las nenas ponderando cómo ya ando para todos lados haciendo todas las tareas…

Dios me da el deseo de ser para Él como un libro en blanco: 
— «Para que a partir de ahora escribas Tú la historia de mi vida nueva para dar testimonio de que todo lo que me hiciste conocer y creer a través del acompañamiento de tu elegido sacerdote sea de testimonio para tantas otras vidas….

Y realmente siento en mi corazón que a su tiempo será gestado…Sólo Dios sabe que misión tendrá nuestro niño en esta vida. Y yo — como María — guardo en el corazón todo esto, lo medito, me gozo y esperaré Su voluntad para glorificarlo eternamente por lo que ha hecho en mi vida  sin sentirme en absoluto merecedora de tan grande privilegio!
¡Hoy celebro este día 17 de noviembre como mi día de regeneración, un renacimiento y absoluto: redescubrirme viviendo de cara al Padre!
G.R.A.C.I.A.S Dios mío !!!!!
Tu hija Corina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *