NAVIDAD: LA VENIDA FÍSICA DE DIOS EN PERSONA – Octava de Navidad 4º día LA SANTA FAZ

ROSTRO DE JESUCRISTO EN LA SANTA SÁBANA – TURÍN

4.- PERSONALIZACIÓN DE LOS ATRIBUTOS DIVINOS EN LOS SALMOS 

Santa Teresita de Lisieux quiso llamarse «Del Niño Jesús y de la Santa Faz». En ambos vió la manifestación visible del Dios invisible. Su fe le hizo entender las palabras de Jesucristo: «El que me ha visto a mí, ha visto al Padre»

8) Los salmos claman por esa manifestación de presencia y cercanía personal de Dios.
Por ejemplo: “Haga brillar su rostro sobre nosotros!” (Salmo 67,2); 
“Dios en persona va a juzgar” (Salmo 49,6); 
“los rectos morarán en tu presencia” (Salmo 140,14). 

9) O celebran su venida y su presencia activa en la historia. 
El Salmo 67, 2-7 (68 del hebreo) celebra – con reminiscencias de Isaías – la venida de Dios que se ha hecho presente: 
       “2 Se levanta Dios y se dispersan sus enemigos, huyen de su presencia los que lo odian. 3 Como el humo se disipa, se disipan ellos; como se derrite la cera ante el fuego, así perecen los impíos ante Dios. 4 En cambio los justos se alegran, Gozan en la presencia de Dios, rebosando de alegría. 5 Cantad a Dios, tocad en su honor, Alfombrad el camino del que avanza por el desierto, su nombre es el Señor, gozad en su presencia. 6 Padre de huérfanos, tutor de viudas es Dios en su santa morada; 7 Dios da un hogar a los desvalidos, abre a los cautivos la puerta de la dicha, mas los rebeldes moran en suelo estéril». 

10) En los Salmos se preanuncia la presencia personal física de Dios que se consumará con la Encarnación en otros numerosos textos. Todo el Antiguo Testamento, en su conjunto ofrece no solamente el uso universal de los antropomorfismos, sino una personalización gradual y creciente de los atributos divinos, como son su Palabra, Sabiduría, Justicia, Fidelidad, Amor, Nombre, su gloria, su rostro. 

 11) En esos usos del Antiguo Testamento, han visto los hagiógrafos del Nuevo y ha visto la Iglesia, preanuncios de la Encarnación. Ya no son expresiones meramente simbólicas de una presencia puramente espiritual, sino que se preanuncia una venida en forma física y tangible.

Lo ejemplificaremos mañana con el salmo 85: «Señor, has sido propicio con tu tierra» en el que los atributos divinos Amor, Lealtad, Justicia y Paz, son presentados como besándose y abrazándose entre sí, pero las acciones verbales no son recíprocas sino activas, te encuentran, te abrazan.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *