PESADILLAS Y DESPERTAR DE LA BELLA DURMIENTE [8]
INMERSA EN LA CONFIANZA

       Aferrada a Jesús y confiada en su amor                               no cabe miedo en este amor

FOLLETÍN – 8ª ENTREGA

13.- DIÁLOGO EPISTOLAR CON BÁRBARA 
«Que Él me enseñe a confiar en Él como Él quiere  y Él sea mi Maestro. Sé que lo hará»

BÁRBARA: -¡¡Gracias por compartir Padre!!
Sabe, le comparto que cuando leía ambos tomos de su libro Me Quiero Casar, yo me preguntaba si esta espiritualidad era la indicada para mí. Porque pensaba: ¿Cuántas personas han pasado por esta tierra sin vivir este tipo de espiritualidad? ¿es absolutamente necesario que yo me relacione con Dios de esta manera?  Jesús mismo me lo confirmó, escuchando esta invitación ¡de boca de dos sacerdotes más! ¡y sin que yo lo buscara! Uno en un video de un Retiro de Dios Padre, y el otro en un video sobre heridas emocionales. ¡Qué ciega soy! y ¡Cuánta paciencia me ha tenido Jesús!
              Luego, habiendo ya entendido que esto es lo que Dios espera de mí, me escandalizaba un poco el tema de la confianza, porque yo me preguntaba  de si existe algún peligro de caer en un «confiar demasiado».

P. HORACIO: -Bárbara, dices: «yo me preguntaba». ¿Tú o el pensa-monio con apariencia de humildad? Una vez descubierto y reconocido, el pensa-monio ha cesado de insultarte, y ahora se pone amistoso y comedido y te inventa inconvenientes posibles y señales de peligro en el buen camino esponsal ¡Todo para frenarte e impedirte correr decididamente «detrás de sus perfumes»?

BÁRBARA: -Esto porque yo suelo ser muy radical en todo lo que hago, caigo fácilmente en los extremos. Yo me preguntaba  si había límites que debiera vigilar con cuidado, más que nada por el temor de caer en alguna especie de infantilismo en la que me deslinde de mis responsabilidades sin advertirlo.

P. HORACIO: – Te invito a revisar, por las dudas, esa convicción de que eres «muy radical y que caes fácilmente en los extremos» Aunque no fuese una ilusión en algunos casos ¿por qué surge en este momento en que inicias un nuevo camino esponsal? Lo que de verdad disuade de ese temor vano está dada hace dos mil años en la primera carta de Juan:  «No cabe miedo [a Dios] en la caridad [el amor de Dios y a Dios], porque la caridad perfecta exorciza el miedo» [1ª Juan 4, 18-19]       (La generalidad de las biblias no traduce exorciza sino echa fuera, «excluye», «elimina». Pero el griego «exobállei» (compuesto de exo = afuera y bállei = arrojar] es un arrojar afuera del demonio y es término técnico del exorcismo). Quiere decir que San Juan relaciona con el demonio todo miedo que se suscite al iniciar o ya andando por el camino del amor a de la mano de Jesucristo. Es verdad que Jesús dice que su camino es estrecho, pero es el mejor, porque es el único que lleva a la Vida. Por eso el demonio muestra las estrecheces pero distrae de la consideración de la meta.

BÁRBARA: –Le he pedido a Jesús que Él sea quién me enseñe a confiar como Él lo desea, que Él sea mi Maestro. ¡A mí que me encanta tanto aprender! jaja.

P. HORACIO: -Vuelve a leer en el primer tomo de Me quiero casar el capítulo séptimo «Fabiana Corraro: Déjate amar» y mira su video en You tube AQUÍ
Y en el segundo tomo lee del diario que le mandó escribir el Señor a Fabiana la extensa selección de textos esponsales que publiqué

BÁRBARA: –Y ya me ha enseñado algo acerca de esta confianza y también acerca del sufrimiento.
Hace 3 semanas se llevó a la persona que más amo, a mi abuelito materno, a sus 93 añitos.
Sufrí mucho con la enfermedad de mi abuelo. Sufrí la impotencia de no poder evitarle el sufrimiento. Ahí tuve que confiar en el amor de Jesús a mi abuelo, confiar en que Él permitía todo por razones que yo no puedo entender. Confiar en que somos de Jesús. Confiar en que en Él vivimos, nos movemos, y existimos.
Sólo he podido confiar, confiar y confiar. En este tipo de pruebas es donde debe notarse nuestra fe.
Mi desprendimiento de mi querido abuelo hubiera sido para mí completamente devastador si no me hubiera aferrado a Jesús y confiado en su amor.

P. HORACIO: -En la segunda parte del video de Fabiana Corraro también explica la relación que hay entre sufrimiento y confianza creciente «el beso y la vacuna».

BÁRBARA:Sé que Jesús me seguirá enseñando a confiar.

1 comentario en «PESADILLAS Y DESPERTAR DE LA BELLA DURMIENTE [8]
INMERSA EN LA CONFIANZA
»

  1. La insinuación del Padre quien en varias oportunidades y últimamente me decía «Déjate amar» y que me resultaba extraño, se me clarificó más con la carta de Santa Isabel de la Trinidad a su Priora: («Madre déjese amar más que estos, eso le dice Jesús») y me confirma, al contactarme con el video de Fabiana C. «dejarse amar»: su experiencia y exhortación, me lleva a «Me quiero casar» I y II. (su diario) que tanto bien me hizo y me confirma en este camino que ahora quiere el Esposo para mí: dejarme amar. Esto me reporta gozo interior y certeza. Gracias al Padre y a Bárbara.
    Ya tengo tema para mi retiro mensual de julio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *