¡ÉL ME AMA TAL COMO SOY!

PESADILLA Y DESPERTAR DE LA BELLA DURMIENTE [7]
¡ÉL ME AMA TAL CUAL SOY!

          ÉL ME TIENE UN AMOR MÁS GRANDE                   

FOLLETÍN – 7ª ENTREGA

11.- DE BÁRBARA PARA MÍ
Querido Padre:
En mi caso a mí me tocó un padre que se autodefine como «el proveedor», es decir, él cree que el ejercicio de su paternidad se agota en el proveer.
Si a su definición de paternidad se le suman sus propias heridas emocionales (porque mi abuelito paterno también fue así con él, voluntariamente distante), además de su alejamiento de Dios, se obtienen como resultado hijos desnutridos emocionalmente (aquí ya no hablo sólo en nombre mío, sino en algunas secuelas que he visto en mis hermanos).
              Pero ya no lo juzgo, puesto que ahora aspiro a un amor más grande.
Como es lógico, desde que inicié el camino esponsal con Jesús que usted me ha enseñado y en el que me ha instruido, mi entorno no ha cambiado. He tenido que seguir pasando por algunos insultos de mi padre, pero ahora no dejo que me ofendan, pues realizo el siguiente razonamiento:
               «Aunque él me diga que soy una *********, ¡A PESAR DE SER ASÍ, DIOS ME AMA! Y no hay nada que yo pueda hacer para que Dios deje de amarme», «¿Qué me importa el amor de una criatura como yo? ¡Dios me ha creado para dárseme!»
               El recuerdo más lejano que tengo en el que expresé que tenía «sed de amor paterno» fue en secundaria, es decir entre los 11 y 14 años. Recuerdo que le platiqué a mi mejor amiga que me pesaba un poco que padre no se molestara en siquiera dirigirme la palabra.
               Pero no presenté sentimientos de oposición hacia él ni hacia mi madre sino hasta después de leer literatura de psicología el año pasado. Entonces me enfurecí porque creí que ellos, al no haber cubierto satisfactoriamente mis necesidades emocionales básicas, eran la causa de mis problemas de odio y pensamientos auto-denigrantes.
              Creo que el violador se ha aprovechado de tantas cosas: heridas emocionales, mi propia ignorancia, y algunas situaciones orgánicas como mi temperamento y una enfermedad (hiperhidrosis) que también me ha herido.
Es complejo, una avalancha de cosas jajaja. Pero ha venido Jesús a rescatarme ¡y no puedo sino alegrarme!  Bárbara

12.- MÍO PARA BÁRBARA 
Querida Bárbara
¿Puedes recordar, si es que las había, las voces interiores que te denigraban e insultaban? ¿Qué te decía el demonio para rebajarte y aniquilarte? ¿Cuáles eran las frases de esos pensa-monios? Los que puedas recordar y reconstruir. Y pídele a tu Ángel que te ayude a recordarlos.
En la entrada de Enenia, es muy importante que ella recuerda lo que le decía el demonio en distintas circunstancias, rebajándola, hasta frustrando su ser mujer psíquica y hormonalmente.

Y dado que el pensa-monio, denigrándote y sembrando dentro de ti odio por ti misma, al retraerte ante los demás, imagino tus compañeros de curso, pero quizás tus mismos padres y hermanos también se retraían. Tú te encerrabas en la torre y los demás pasaban de largo ante tu puerta. Tu en-ti-mismamiento te aislabas y ante tu YO encerrado en ti misma también los demás se retraían. El pensa-monio instalaba en ti una señal de «línea ocupada» que bloqueaba la iniciativa de conectarse contigo. Y la actitud reactiva de los demás confirmaba en ti tu convicción de ser estúpida y le daba crédito al mensaje que te inyectaba el pensamonio ¿Veces que eres tonta? ¡Mira cómo nadie te quiere! ¡Ni siquiera tu padre se fija en ti!

13.- DE BÁRBARA  PARA MÍ
Sí Padre, el violador siempre me ha dicho lo siguiente:
             • Sobre mí misma:
Eres una estúpida. Todo lo que dices, haces y piensas es estúpido.
Antes de decir algo, me decía que no lo dijera porque «¡es estúpido!»
Después de decir algo, me comentaba interiormente ¡es estúpido!
Siempre antes y después de hablar o actuar, me asaltaba el comentario interior de que lo que acababa de hacer o decir (o que estaba por hacer o decir) ¡era estúpido!
               También me ha dicho o comentado interiormente:
Das asco. Eres una completa inútil. No sirves para nada. No haces nada bien. Todo te va a salir mal. Eres un estorbo. No vales nada. Eres despreciable. Eres miserable. No le agradas a nadie. Das pena ajena. Sólo haces el ridículo. Eres una vergüenza. No mereces nada bueno. Eres fea. Y desde luego todo el sinfín de groserías y variantes de la palabra «estúpida».

              • Sobre el amor de Dios, me ha dicho:
No es verdad que Dios te ama. Dios no te ama. No mereces ser amada por Él. Dios te aborrece, le repugnas. Eres indigna de recibir su amor y estar con Él.
Incluso sobre este tema de la indignidad, recuerdo que ese pensamiento me persuadió de dejar de visitar el Sagrario (cuando yo ya había tomado esa costumbre) durante una temporada porque me comentaba que presentarme a hacer adoración iba a ofender gravemente a Dios, porque yo era algo aberrante que no debía estar delante de Él. Es decir, que mi sola presencia ante Jesús en la Eucaristía ya constituía un atrevimiento abominable.

               • Sobre la Eucaristía:
Esto no sé si se catalogue como insulto, pero sí es una mentira y un engaño que me ha infligido, y es que me ha persuadido de que si comulgo – sin importar cuántas veces me confiese – voy a cometer un sacrilegio. No sólo me ha instalado esa convicción, sino que he llegado a sentir no sólo miedo ¡si no hasta pánico! al contemplar la posibilidad de comulgar. [Más arriba queda dicho lo que le ha dicho acerca de sus padres, reforzado por lo que desde el medio ambiente infectado de freudismo, se le decía contra sus papás]

PD. Para intentar que no se me escapara algún insulto del repertorio, acudí a algunos recursos en donde sé que han quedado plasmados mis sentimientos, como son algunas autobiografías escolares y conversaciones con amigos de confianza ¡Y mire lo que he encontrado en los chats de mi celular!

En la primera imagen, un extracto de una autobiografía escolar. El año escolar al que me refiero en lo señalado en rojo es sexto de primaria, es decir, cuando tenía once años. [Nota: es el año en que recibió la gracia de su menarquia por lo cual recrudeció el odio demoníaco y la furia denigratoria]

En las otras dos imágenes, una conversación con mi mejor amiga el 30 de mayo del 2015 (yo tenía 15 años), a la que le platicaba mi sufrimiento, explicándole que sentía que estaba mal de mi cabeza (mente) y que «haría lo que fuera por dejar de odiarme».

¡¡Cuánto valoro lo que usted ha hecho por mí, Padre!! y ¡¡Qué increíble que Jesús me ha podido levantar!! ¡¡Qué bendición!!

[Transcripción de lo señalado en la primera imagen adjunta]:
Así mismo, fue en ese año cuando perdí toda mi confianza y bajó mi autoestima y comencé una guerra conmigo misma que hasta la actualidad no he podido dejar.

[Transcripción de las otras dos imágenes adjuntas (chat con Mónica)]:
Conversación 1. 30 de mayo del 2015 a las 2:39 PM
            Bárbara: –Weeeeeeey esa es la palabra. Estorbo. Así me siento todo el tiempo. Es horrible wey. Wey es que siento que tengo mucho odio acumulado pero hacia mí misma. O sea hacia mi propia existencia. No sé cómo sacarlo. O sea siento que estoy mal
             Mónica: -Chocalaaas
             Bar: –De mi cabecita porque no es posible que alguien pueda darse tanto asco.

Conversación 2. 30 de mayo del 2015 a las 2:39 PM
             Bar: –Wey haría lo que fuera para dejar de odiarme te lo juro. Estoy dispuesta a todo. Pero ya no quiero odiarme wey. En serio. Uno diría «ridícula que no se acepta tal como es y ya». Pero no es tan fácil.

3 comentarios en «PESADILLA Y DESPERTAR DE LA BELLA DURMIENTE [7]
¡ÉL ME AMA TAL CUAL SOY!
»

  1. Querido Padre: Leyendo el material de este Blog de todas las mujeres que Usted ha aconsejado y guiado tengo la sensación de que cualquier relato, inquietud o sufrimiento de ellas podría ser exactamente uno de los míos, sin necesidad de quitar o agregar puntos o comas. Casi que no me haría falta más que hacer alusión al nombre de aquella con la que me identifico más por lo que le aqueja al igual que a mi y bastaría para que Usted supiera de qué necesito hablar.

  2. Querido padrecito, como estás?
    Espero que muy bien.
    Sigo su blog en todas las entradas porque tiene una sabiduría increíble (oro en polvo)y aprendo muchiiiiisimo.
    Hace rato vengo pensando que por lo que fuera, el demonio en éstos últimos tiempos está desatado y atacando de una manera descomunal en la afectividad de las personas, porque sino no se explica tanta homosexualidad por causa de heridas en la relación con el padre o la madre. O tanta gente que se siente no querida, etc…es como un «mal moderno». Porque padres poco afectivos o violentos, madres solteras, etc, siempre hubo… pero eso no era motivo de homosexualidad… [Enviado por Miriam]

  3. Atendiendo al testimonio de Bárbara, a sus convicciones:
    Dios me ama incondicionalmente y a cada uno como único. Tiene razón por lo tanto, de pedirnos que le amemos sobre todas las cosas. Es lo que expresa Bárbara. Se va ordenando su vida conforme a la voluntad de Dios, revelada en sus mandamientos.
    Dice la Escritura en Ez.16,8: » extendí el borde de mi manto sobre tí»,… (rito matrimonial judío) » juré alianza contigo y fuiste mía» Es la historia de Israel, de la Iglesia, de cada uno de nosotros .
    Para corroborar esta prefiguración en el A. T. ir a Ef. 5, 25-27. hagan la prueba con ambas citas y disfruten del amor de Dios mostrado en Cristo.
    Gracias, Padre, por su sacerdocio, ese pastoreo sobre las ovejas que «deambulan sin pastor» que
    nos lleva a las aguas tranquilas, a los pastos verdes, de la mano del Esposo Pastor. (cfr. Ps.22)

    nos en la fiesta de la esponsalida de la sabiduría

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *