ROSALÍA [5 de 10]PULIENDO

SER ESPOSA 
PARA EL SEÑOR 
ESE ES EL YUGO MEJOR


PULIENDO

Conforme va avanzando mi diálogo con el padre, voy descubriendo nuevas aristas en mi persona, la charla va iluminando mi conciencia. 
Debo decir que algunos de los aspectos que surgen ya los conocía, pero la conciencia real de ellos y como estaban afectándome se había adormecido. 
Veo como el Señor me ha regalado estas angustias para poder mirarme como Él me miraba, llamándome a salir de la tibieza en que me había encaminado.
A continuación armo mi mensaje y la respuesta del Padre en forma de diálogo


— ROSALÍA.- 1:  29 de marzo

Padre: Continúo mi mail anterior. ¿Vio que le dije que tenía tanto para decirle?… bueno, estuve como anotando tips en mi celular para tenerlo de ayuda memoria al escribirle ahora…
         Antes que nada, y eso no lo tenía en el celular… cuando volvía del trabajo a casa me surgió un pensamiento: ¿Vio que le conté en mi primer mail que por ahí lloraba en mi relación con Juan, por sentirme sola?… Creo que siempre lloré también el haber tenido relaciones con él, pero siempre pensando en mi… El pensamiento que se me cruzó es que no lo amé lo suficiente como para no tener relaciones, pero no por mí, sino por amor a él… y por amor a Dios. 
         Le cuento lo que anoté:
1) ¿Vio que en el mail anterior le hice referencia a su frase “sin horrorizarte de tu propia insensibilidad espiritual” … pero releyendo su mail veo que me pone un «hasta hoy?» con signo de pregunta…             Yo venía dándome cuenta apenas de esta insensibilidad, de no tener demasiado dolor al pecado al confesarme, de pecar incluso algunas veces consciente o diciéndome: total se me perdona… Creo que era consciente de esa insensibilidad… yo le venía diciendo tibieza o pereza… 


— PADRE HORACIO 1.-  29 de marzo

Querida hija, de tu mail comento lo primeramente subrayado.  
Es una gracia grande que te está concediendo el Señor de advertir que «te vienen» pensamientos. Y es una luz inmensa darte cuenta que tu móvil eres tú misma. Esa es la pena de Eva y de sus hijas, amar por amor a sí mismas, amar para sí mismas. Eso es amor de concupiscencia (egoísta, utilitario) y no de benevolencia (mi bien, es el bien del otro, y no el otro un bien para mí). Creo que la luz que proyecta lo que me han dado para decirte, te está iluminando e iluminando tu situación y tus caminos.

A continuación de cada pasaje numerado tuyo va aquí mi respuesta

Al punto 1) – El amor a Dios se manifiesta en el temor a ofenderlo, herirlo, desobedecerlo, serle ingrata o indiferente, o servirlo con amor servil, es decir, de miedo o interés. En fin, en la unión de las voluntades, de la mía con la de Dios. Querer lo que Dios  quiere.


— ROSALÍA.- 2.-  Usted, Padre, me habló de reconocer mis pasiones desordenadas…  y de verme y analizarme sobre qué cosas me llevaron a ceder aquella vez y el resto de las veces… Bueno, el pecado de la masturbación es algo que cometo desde adolescente y jovencita, no sé bien desde qué edad, pero antes de los 15 seguro… y es un pecado que me ha acompañado desde entonces. A veces con mayor frecuencia, en otras épocas pasaba mucho tiempo, hasta años, sin volver a caer. Cuando me he sentido no querida o algo afectaba mi sensibilidad es cuando he caído más frecuentemente en este pecado.


— PADRE HORACIO.- 2 

 – Si alguna vez hiciste buenos ejercicios espirituales de San Ignacio, repasa el Principio y fundamento y el número 32, que es el comienzo del examen para la confesión.
         En cuanto a la masturbación: Los psicólogos y hasta muchos moralistas y sacerdotes le restan importancia. Pero «te en-ti-misma», te vuelve sobre ti misma. Y esa ya es la consecuencia del pecado original para la madre Eva yla que heredan sus hijas, vivir «en-sí-mismadas» y «para sí mismas». 
          El clímax del ensimismamiento es el feminismo extremo. En realidad, es una violación que le infiere a la mujer el demonio de la lujuria por mano de ella misma, como a veces se lo infiere masturbándose de a dos con un varón o con otra mujer. 
           Muchas de las relaciones prematrimoniales son eso: masturbación de a dos. Pero el que llaman «pecado solitario» no es solitario. Es entregarse al espíritu violador y fornicar con él. De cuyo concubio nacen toda clase de hijos perversos, pensamientos, dichos, acciones. En mi blog del buen amor quiero ir a buscar para ti una entrada sobre los efectos devastadores de la masturbación 
https://elblogdelbuenamor.com/2009/07/la-masturbacion-no-y-por-que-no.html . 
No me cansaré de enviarte lecturas, porque la sanación comienza por la inteligencia, así como la debilidad y la miseria nacen de la ignorancia. Por eso la principal de todas las obras de misericordia es ENSEÑAR AL QUE NO SABE. No omitas leer lo que te envío. No podré ocuparme de responder siempre como lo estoy haciendo. Debes aprender a tener autonomía de vuelo PRONTO.
El feminismo es equivalente a una castración colectiva y un suicidio grupal

— ROSALÍA.- 3.-  Respecto a esto que me escribe: «¡Ay de los que viven acariciando los oídos y diciendo a las almas los que ellas quieren oír, en vez de llevarlos a quien puede salvarlos por la obediencia de su propio querer e intereses!». Me he dado cuenta que muchas veces soy así… me quedo callada muchas veces, no sé dar testimonio y dejo a los demás en ignorancia… o no sé cómo decir las cosas, tengo miedo (de nuevo eso) de que tomen a mal lo que voy a decir o como lo digo y muchas veces callo…  Anoche mismo me pasó de no saber cómo encarar un tema con unas compañeras, hasta que, sin querer, algo insinué y me di cuenta que varias opinaban acerca de mi pensar… Pero no siempre me animo a decir las cosas o sé cómo hacerlo… Debo reconocer que muchas veces por no generar algo que lleve a confrontar… No sé corregir, y me dijeron una vez que corregir también es amar.



— PADRE HORACIO 3.-

– ¡GRAN VERDAD! Si uno ama corrige con dulzura, sin ira, y la corrección amorosa es más eficaz que una caricia o un beso. Es otro fruto de lo que percibiste que te amabas a ti misma siempre y en todo, aún en tus relaciones «de amor» con los demás. Pero es que así sucede con todos. Nuestro punto de partida no es la santidad. Es el desorden, el capricho, el egoísmo, egocentrismo...


— ROSALÍA.- 4.- He tenido la tentación constante (y tonta) de revisar a cada rato las redes sociales de Román. Es una actitud infantil que tuve también cuando se terminó mi relación con Juan. 



— PADRE HORACIO 4.-

Al punto 4) Sobre tu tendencia a revisar las redes sociales de Román o Juan en su momento. Aquí se denota la tendencia al: Control. Dependencia. Y la curiosidad.


— ROSALÍA.- 5.- Tengo una duda y la verdad me costó saber si debía escribirla o descartarla porque la duda consiste en saber qué pasa si algún varón se me acerca en este tiempo… ¿qué hacer? ¿rechazarlo? 
        Lo primero que se me venía a la mente es que el sólo pensarlo es ya querer que pase y ¿dónde está entonces mi renuncia?… 
       Y también por otro lado creo que me adelanto… y en todo caso, si llegara a pasar por gracia de Dios, sería justamente porque Dios lo quiere y ahí recién, llegado el caso, veré y rezaré qué hacer, pero no rechazarlo si veo que es de Dios. 
         La verdad es que me ha pasado que dos varones me han realizado gestos de caballerosidad por decirlo así y sé que son dos que en su momento sintieron algo por mi… y no sé, no sé si es la tentación que Ud. me dice que debo cuidar de atender porque es lo que me privaría del dolor que necesito para sanar… 


— PADRE HORACIO 5.- «Pensar» no es por eso mismo «desear». (A no ser que el pensamiento surja del deseo) Si es un pensamiento intruso, no nace de tu deseo, sino que se cuela por la grieta de tu desorden un pensamiento del enemigo, con el fin de distraerte del encuentro con Dios. 

       Él quiere que sigas presa en tu torre del YO-YO-YO. 
Sólo un príncipe amoroso y enamorado puede sacar a la princesa encerrada, por miedo, en su torre . Pero ese príncipe,  bien puede
ser el Señor mismo, mientras no llega «uno más»
       Y una vez libre, por darle a Jesucristo tu Sí, podría Él confiarte un varón, sin temer que lo destruyas como hiciste con el primero.              Pasa con ellas como con los niños que rompen su primer juguete, ellas, con frecuencia, por vivir tibiamente (o incluso pecando sin darle importancia), destruyen el primer amor.


— ROSALÍA.- 6.- Es verdad algo: Ud. es el único que me ha dicho todo esto desde esta perspectiva… Mis amigos, familia, me dicen que no baje los brazos, que me proyecte con una familia porque «lo merezco», que yo voy a poder, que valgo la pena, que quien me pierde es un tonto y así (hoy he llegado a pensar que hasta en el caso de Román, Dios lo ha cuidado a él de mí y mi debilidad) 
            Bueno padre, estos han sido mis últimos pensamientos… tengo el corazón un poco más tranquilo al menos ahora, aunque trato de estar alerta (me he descubierto esta tarde cantando en mi interior) Le mando un gran cariño querido padre y humildemente mis oraciones al Padre por Ud.
Rosalía


— PADRE HORACIO 6.-


Al punto 6) – Tu familia quizás comparta la necedad del actual pueblo católico. Su manera de ver puramente horizontalista. 
Y no exenta a veces del deseo de, por fin, deshacerse de la soltera. 

Pasa con ellas como con los niños que rompen su primer juguete. Ellas, con frecuencia, por vivir tibiamente o incluso pecando sin darle importancia y haciendo pecar al varón, destruyen el primer amor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *