SUSANA SEEBER DE MIHURA
DE SU DIARIO PERSONAL [13]

Año 1936 (Febrero en el campo)

Las mujeres son hipócritas, y los hombres ingenuos – al menos en las cosas pequeñas-. Hipócritas, no en el sentido de fingir sentimientos contrarios a los que tienen, sino sentimientos que no tienen. Y también en el sentido de falta de franqueza. Cuando los hombres son así, una lee a través de ellos enseguida. Desubrir lo que realmente piensa una mujer no es fácil, a menos que sea casada. En ese caso no hay más que fijarse en lo que dice el marido sobre el asunto, porque hará observaciones que jamás se le ocurrirían a un hombre. Y las repetirá con toda inconsciencia, sin darse cuenta de que está embarrando la obra de su mujer.

***

Estoy releyendo L’Idiot [Novela de Dostoiewky]. En el fondo, si la gente de Dostoiewsky es anormal, no es más porque dice y hace todo lo que se le ocurre. Es la única diferencia con cualquiera de  nosotros, por eso son, siendo anormales, tan humanos, tan universales. No como estos otros d Faulkner y Cia. que pretenden imitarlo, y cuyos caracteres anormales, son tan profundamente ininteresantes. aunque puedan estar bien estudiados.

Y lo que es admirable en L’Idiot, es que es una obra en la que a ratos desaparece en tal forma la intención, la mano del escritor, ue estamos delante de los personajes como delante de gente real, gente que nosotros debemos penetrar y que se ignora a dónde irán. La obra tiene a ratos ingenuidades dignas del Idiot en persona, incoherencias, «infantilidades».

Tendría que leer mi diario para darme cuenta en qué momento de mi vida he  adquirido la noción moral. Y si mi noción del bien y del mal depende de mi razón o de mi sentimiento. Opto por creer que siempre tuve el sentimiento de la lealtad y el de la belleza; y que ahora me siento responsable ante un hombre y ante mis hijos, donde antes me sentía totalmente libre. No tenía antes, tampoco, espíritu de suite: no sabía que había una consecuencia de nuestros actos sobre la que no tenemos ningún poder.

***

Otro libro de Faulkner. No lo he concluido: es desagradable. No como es – según dicen los que no comprenden – desagradable Dostoiewsky. Nada me resulta tan desagradable que no pueda leerlo en un libro donde los pensamientos y los sentimientos son elevados. Los asesinatos, los crímenes, todo es exterior. Pero el espíritu de un criminal verdadero, de un degenerado verdadero, es desagradable e ininteresante. Se pierde tiempo leyendo eso; como también se pierde tiempo leyendo las novelitas románticas donde, al contrario, todo es blanco y rosa.

—ooOoo—

4 comentarios en «SUSANA SEEBER DE MIHURA
DE SU DIARIO PERSONAL [13]
»

  1. No haría afirmaciones tajantes, generalizadoras sobre el tema. La subjetividad es cuestión delicada.
    Sí, a veces uno encuentra hombres ingenuos en algunas cosas, en otras, algunos muy hábiles para detectar lo que hay en la otra persona, con mucho disimulo.
    En cuanto a lo de la hipocresía en las mujeres y a saber lo que piensan, sin generalizar, hay quienes fingen lo que no sienten( lo veo también en los políticos) pero también sucede que a veces se exponen a ser mal interpretadas, al omitir un pensamiento o respuesta que siendo verdad, puede ofender por no ser correctamente comprendidos por el interlocutor. Eso reporta sufrimiento, pero lo padecen en silencio. Nunca generalizar.
    Entiendo que sobre los actos que nacen de nuestra voluntad y libertad, los acompaña la responsabilidad.

    1. Gracias por el comentario Alicia. ¿Ha encontrado Usted a pesar de eso algún otro aspecto positivo en el diario de Susana ese día? O es todo y cada parte de la entrada la que le desagradó? ¿O el disgusto de esa afirmación la indispuso para apreciar otros aspectos en esta entrada?

      1. No me agradó en general, ya que como soy soltera no comparto mucho con sus puntos de vista. Aunque si pueden ser enriquecedores.
        Gracias por publicar.
        Saludos Padre Horacio. Excelente su blog!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *