ENENIA: ACOSO PERMANENTE Y VEJACIONES
PROCESO DE LIBERACIÓN [6 de 7]

ENENIA: Padre apenas miré el correo en la mañana pues ayer a esa hora tuve que salir de casa. Y tengo el pensamiento [1] en este instante que: «todo esto es un fanatismo mío»; y luego me penetra la cabeza este otro pensamiento: «que debo dejar eso así», es decir: «no hablar más con Usted». Y me penetra la cabeza un tercer pensamiento: «que a mí me gusta llamar la atención» de las personas para que lo sepan ¿Entonces: ¿Qué hacer? ¡Todo esto se me mezcla! [2]. Tenía muchas cosas para escribirle, 

PADRE HORACIO: ¡¡¡Qué bueno Enenia!! las que me cuentas eran cosas que el Espíritu santo te inspiraba dándote el deseo bueno, totalmente contrario a los pensamientos anteriores del malo [= pensam-onios o pensa-monios]

ENENIA: la pantalla de este computador a veces se pone borrosa debe ser porque el equipo ya tiene como unos 5 o 7 años 

P. HORACIO: Aquí reconozco yo otra invasión de un pensamiento distractivo de ese demonio violador de tu alma. Quiere distraerte de lo que el Espíritu santo te inspiraba contarme. E inmediatamente sigue el ataque y eso lo veo reflejado en lo que sigues diciendo a continuación, por lo que veo que es inminente su ataque para que dejes de comunicarte conmigo:

ENENIA: si por algún motivo no le vuelvo a escribir es porque no puedo otra cosa penetración maligna del alma por ese pensamiento. No le veo sentido a contarle todo o casi todo lo que me sucede penetración maligna del alma por este otro pensamiento[5]  Pero como usted me dijo le  pida a mi Ángel de la Guarda  y que le cuente como estarle contando a mi Dulce Esposo y le pido a Dios y La Virgen María que yo le cuento ¿a mí o a ellos en mi lugar? todo lo que deba contarle a usted,  

P. HORACIO Vuelven el Espíritu Santo y tu Ángel a hablarte ahora.  Estás siguiendo las instrucciones que te he ido dando desde el comienzo y progresas en la práctica de reconocer las voces que te hablan en tu mente de una  y otra parte.

Ahora penetración maligna de tu sensibilidad por otro pensamiento que te hace sentir penosa una tarea que no lo es, porque a la verdadera Martha le encanta abrirle el alma a Jesús, a la Virgen y al amigo del Esposo. pero esto se está volviendo muy agotador para mí y pues tal vez para usted El Señor nos da el amor a los dos y esa caridad nos hace fuertes. El que ama no se cansa de hacer el bien a quien ama.

ENENIA: y otro pensamiento viene a violarme el alma sin mi permiso y es éste: que lo entretenga a usted atendiéndome. Y acosa con que yo me aferro a las creaturas y ahora a Usted. Y que cuánto tiempo será esto y después me dejará sola y ni siquiera amigo mío quiere ser 

P. HORACIO: Todo miedo de futuro no es de Dios. Es distractivo del bien presente. En este caso, cómo el Señor te está enseñando a reconocer los pensamientos sutilmente engañosos. Fíjate cómo el Malo te quiere impedir a toda costa que te dediques a lo que tú, en tu corazón quieres hacer y Dios quiere que hagas. Por un lado te culpa de entretenerme y por otra parte te sugiere que te abandonaré y quedarás sola. Pero de que el Señor siempre está y estará contigo, aún si nuestra comunicación llega a terminar.

No le des el gusto, no le hagas caso, y no te impacientes tampoco por sus continuas interrupciones. Él está obligado a hacerlo para que sufra con su derrota, porque el Señor lo está derrotando cada vez que no te dejas gobernar por él, sino por la buena inspiración que siempre, una y otra vez, te viene y tú aceptas y lo derrotas siendo una personita tan débil y que él te venía teniendo miedo desde niña porque presentía que algún día lo ibas a derrotar como ministro del amor que Dios te tiene.

ENENIA: Pero también pienso

P. HORACIO: Mejor no digas “pienso”. Y te lo digo por lo que sigues  escribiendo a continuación.

ENENIA: Anoche me sentía como si hubiese celebrado una boda y yo fuese la novia. Me sentía en gozo y en celebración y canté canciones Eucarísticas y me salía una bonita voz pues una super voz. ¡Todo bueno! 

P. HORACIO:  Primero dijiste «pienso» y en cambio dices muy acertadamente «me sentía». No era un «pensamiento» era una «experiencia», un estado interior del alma. Es lo que se llama consolación o consuelo»´. Y ya ves que Ellos han recuperado tu alma de la confusión y el desánimo para la luz y preparando lo que sigue, que son gracias grandes de gozo y consolación:

ENENIA: Pero ahora…le cuento  que yo nunca he tenido buena voz para el canto, también  ¿Acaso el Señor se distrae del amor que le canta, por fijarse en la voz de la que se lo canta?

P. HORACIO: Este “pero” y lo que sigue me parece del enemigo que te quiere echar un jarro de agua amarga al gozo de la consolación. Te denigra criticándote a  i a tu voz. Y haciéndote dudar de si aceptará tu mala voz. Tú en realidad, en el fondo de tu alma sabes que Dios se fija en el amor del que canta y no en su voz. Y es lo que trae a tu memoria el Espíritu que viene en tu ayuda recordándote gracias de niñez:

ENENIA: Recordé que cuando tenía ocho años el día de Mi Primera Comunión me hicieron una fiesta  por decirlo así muy en grande ;porque yo soy la hija menor. Muchos invitados le dieron  mucha importancia a eso. Y recuerdo que entré en la habitación de mis padres, y sentí un gozo inmenso en mi corazoncito como que no cabía en ese pequeño cuerpecito es indescriptible como que se salía de mí y me hacia grande, no quiero engañarme a mi misma ni a usted exagerando en la narración pero eso fue lo que sentí, y yo le atribuía esta alegría a las fiestas y tal vez a los regalos, pero desde hace más o menos que hice el retiro  Dios me deja entender que era un gozo el gozo de recibir a Jesús Sacramentado. 

P.HORACIO: Enenia querida cuánta gracia! Aquella fue una consolación intensa, una forma de gracia mística. ¡Gracias Jesús por las victorias que tuvo desde niña va teniendo ahora tu gracia en el corazón de tu esposa!

Tú sabes bien que es por esto que el demonio la miró con odio a esa edad con aquella mirada que daba miedo y que luego atraía para corromperla por la autocomplacencia o por el terror de su primera menstruación. La asustaba con lo que a tus ojos es gloria de la mujer que tú creaste, porque pertenece a su capacidad de dar la vida a seres que tú haces eternos adoradores tuyos.

ENENIA: Yo estuve leyendo lo que me mandó con sus comentarios. Y hoy pensaba escribirle sobre eso y otras cosas pero debo contarle lo que me sucedió hoy…

P.. HORACIO: De nuevo volvía el Espíritu Santo a sugerirte lo que te convenía y a mí también me convenía que me contaras. Fíjate en este «pero debo contarle lo que me sucedió hoy» Y fíjate también en lo que sigues escribiendo más abajo. En lo que sigue a mi comentario Es ataque del enemigo por entero. Y es con el fin de distraerte contando el sentimiento malo con que penetró tu sensibilidad el violador de tu alma. Y borrando de tu memoria los consuelos anteriores.

Dices debo ¿por qué debes? Bueno, sí, ahora conviene que lo hagas, pero va a llegar pronto el momento, en que sabrás despreciar el ataque del Padre del miedo y sabrás no dejarte apartar del cumplimiento del buen impulso. Con ese fin, desde ahora en adelante te voy a marcar con cursiva lo que viene del demonio violador y subrayado  lo que viene del Espíritu y del Ángel de la Guarda:

ENENIA: Al despertarme sentí un gran vacío dentro de mi no sé si era en mi corazón o e en mi alma corporalmente más o menos ahí donde una ubica la mano y siente latir el corazón que tristeza que profundo vacío y entonces al momento Dios me inspira este pensamiento llena Jesús este vacío con tu amor Pero no logro recordar con exactitud. Y se lo pedí al Ángel de mi Guarda que me ayudara a recordar me invade la duda pero fue así a veces soy una tonta. Como me dijo usted me he dejado engañar pero ya no mas Jesús mi Divino Esposo está conmigo, Padre esto está muy desgastante, no he vuelto a La Eucaristía todavía no la resisto y sin el alimento no hay fuerzas. Padre sé que no he hecho el deber pero espere que no he terminado de contarle, prosigo en con mi relato: me levanté tome los alimentos me bañé me arreglé y después leí un pequeño trozo del Evangelio. Hoy fue de Dios Niño ante los doctores de la ley. Y después leer el libro de Tobías…

P.HORACIO. Inmediato otro pensamiento intruso la interrumpe y desvía su atención y su relato, impidiendo expresar algo que iba a decir.

ENENIA. ¡Ah! se me olvidaba contar que me ardía la espalda. Eso me ha pasado pero yo pensaba que era que ya me estoy volviendo viejita. Seguí leyendo, pedí fortaleza a Dios varias veces y seguí leyendo y leía…

P. HORACIO Ahora vuelve a distraerla de su lectura y de su canto:

ENENIA: Me salía una voz que no es la mía un poquito ronca pero yo pienso que esa voz no era de Dios por eso y después de un momento me salió mi verdadera voz pero como le conté a veces, cuando canto a Dios, me sale una voz bonita. que pienso que no viene del Malo Pero estoy confundida y de todas maneras pienso que debo estar atenta para no dejarme engañar, Padre esto si tiene sentido hasta cuando podrá usted ayudarme?..Bueno. Pero sigamos confiemos en MI AMADO Jesús que Dios permitirá que usted me ayude hasta que yo esté lista para lo que Dios quiere según la voluntad que El tiene para mi,

P. HORACIO: inmediatamente sigue un nuevo ataque distractivo. También Las sensaciones siguientes son molestias del Otro. «No les hagas caso…»

ENENIA: Mientras escribía estos correos me ardía suavemente el rostro y sentía calor en mi cabeza. Terminé de hacer mi oración con la lectura me hice la señal de La Cruz y en ese preciso instante entró mi hermana.

En otro instante no recuerdo si fue cuando empecé a leer los correos escuché como una voz interior que decía algo así que «por ahora había salido yo de esto pero que volvería y algo así como que nunca me iba a dejar en paz, entonces viene la tristeza y desaliento si esto nunca va a pasar entonces que será de mi». Tal vez hayan cosas que se queden sin contar Dios permita que cuente todo lo que sea necesario para que usted pueda ayudarme y pido a Dios que me ayude y me fortalezca para cumplir su voluntad, porque la verdad estoy desanimándome y me invade una tristeza y una fuerte será pereza.

Y el ordenador queda aquí como le había contado en un corredor y todos pasan y miran como queriendo leer. Pero bueno basta ya de seguir haciéndome la victima todo lo puedo en Cristo que me fortalece. Los correos como que se demoran en llegarle y se demoran en llegarme,

El jueves pasado una tía mía nos regalo un corderito para sacrificarlo y que fuera nuestro alimento, el viernes lo sacrificaron y hemos comido este como alimento, pero resulta que mi primo no acompañó ni a mi papá ni a mi hermano y el mayordomo por decirlo de alguna manera fue el que los acompañó y se equivocó y les dio una chivita y esa fue la sacrificada realmente, pienso que esto ayudó a que me sintiera como en bodas.

P. HORACIO Jesús se vale de las creaturas para levantarnos a la gratitud y la alabanza y hacernos sentir sus mimos.

ENENIA: Cuando escuché las canciones que me envió, escuchando Piadoso Jesús [Pie Jesu, cantado por Sissel] me desvanecí. Pienso que no fue un desmayo. Yo también me inclino a creer que fue un descanso  en el Espíritu santo. Y me vino después un llanto bueno, gozoso y de consuelo y lloraba. Mi hermana me dijo si sigue llorando le hacen apagar eso.

P. HORACIO: Puedes explicarla a tu hermana que hay lágrimas tuyas que viene de Dios. Pero tendrías que darme más explicaciones para saberlo. Sobre el recogimiento infuso te mandaré un archivo de Santa Teresa Benedicta de la Cruz, Edith Stein, sobre el recogimiento infuso.

ENENIA: Después con el canto Gloria a Dios vino a mí una como una voz interior le decía maldita a la cantante. [Para molestarla y distraerla, impedirle atender al canto y arrebatárselo a Dios y a Enenia el consuelo que recibe orando a Dios con cantos]

Ah se me olvidaba que cuando leía el libro de Tobías como esa voz interior lo que me decía yo lo repetía con mi voz como si fuese que yo lo pensara y lo dijera sin distorsión de voz sino mi voz natural. [Con lo que me  dice no me basta para discernir Tobías me parece que se confunde, Tobías es el hijo de Tobit volvió y se encontró de nuevo con su madre esposa y con su padre hijo y queda ciego NO, era su papá el que estaba ciego antes de que Tobías viajara, y entonces]

Le cuento que mi papá y mi mamá son primos hermanos. Ellos pidieron permiso en esa época al Obispo y después de estudiar el caso dio el permiso para que se realizara el matrimonio tuvieron ocho hijos ellos dos y yo soy la ultima.

Ahora estoy empezando a comprenderlo [¿a comprender qué?] ¡Escriba y escriba! y me canso y sus manos y sus dedos como están que Mi Divino y Amado Esposo Jesús le bendigan esas manos que no solo ayudan escribiendo y contestando correos sino que diariamente tocan su Sagrado Cuerpo y levantan la Copa que contiene la Preciosísima  Sangre de Nuestro Señor.

Sola en mi habitación con la puerta cerrada y mi hermana se entretuvo haciendo unos trabajos pues ella es docente  en otro sitio de la casa leía sobre cuando

P. HORACIO: No te alarmes demasiado pensando y temiendo que lo que me cuentas a continuación sea una posesión, porque en la posesión se pierde totalmente la conciencia de lo que le está pasando a una. Lo que me cuentas parece más bien una vejación física y un ataque del malo para apartarte de la lectura y del trato conmigo. No te asombres. Es porque sabe que se acerca tu liberación,

ENENIA: [Relata una vejación] De repente estando sentada empecé a hacer movimientos como de adelante para atrás como si algo o alguien me hiciera hacerlo y cada vez más rápidamente y movía mi cabeza hacia adelante y hacia atrás pero confundida yo pensaba que era yo misma como batía la cabeza pero a la vez sentía que no era yo sino como si fuese una persona que me empujaba no sé de donde si de la espalda pero yo no sentía ningún contacto ni que me tocaran ni del todo que me empujaran es difícil de explicarlo con exactitud a veces sentía era como si estuviese dentro de mí el malo y ahí si lo sentí con mayor fuerza y pensé estoy poseída estoy de exorcismo y me daba por gritar y yo le pedía a Dios que me ayudara que me diera fortaleza y Dios me ayude a controlarme para no gritar [la asalta miedo por su lo que pensarán su familiares que se preocupan a «la más chiquita de 37 años] porque si yo estoy de exorcismo mi papas y mis hermanos especialmente uno de ellos no lo van a aceptar y va a ser muy difícil para mí cual va a ser la solución y lo más seguro es que va  me van a prohibir que siga escribiendo ya me están empezando a mirar como esta está pasando mucho tiempo frente al computador que es lo que le pasa y Padre debo contarle algo yo ya tengo 37 años y mi papá este año cumple 79 años y mi mamá tiene 72 años. Y yo tanto tiempo perdido sin hacer nada, es duro contarlo, mi familia es buena con sus errores como en todas pero a ellos yo no debo contarle muchas cosas porque lo más seguro es que no me apoyan y me van decir tal vez que tengo que poner más esfuerzos de parte mía , en fin es complicado ellos me han colaborado todos en esta enfermedad mental y en la depresión pero ya temas así hasta pienso que debo callar, una de mis hermanas es la que más me colabora y el que confío.

Bueno Padre cuando entendí que con este movimiento me estaba era golpeando mis pechos y me ardieron un poquito y coma una voz interior me decía  maldita y tus pechos son impuros malditos pechos [vejación con denuestos interiores, insultos y denigración] algo así no lo recuerda bien pues esto fue algo convulsionado y escuché la voz interior claramente soy Asmodeo, no, soy Senaquerib   o Senacarib no entendí bien, y después si entendí bien estúpida te lo creíste soy Asmodeo, y me parece que fue en ese momento que dijo estúpido sacerdote refiriéndose a usted, pero eso no lo recuerdo con claridad.  

P. HORACIO: Enenia seguirá experimentando, después de este mensaje angélico,  el combate espiritual entre pensamientos intrusos y los pensamientos auxiliadores. Pero ahora ha adquirido el discernimiento de cuáles son sus pensamientos y cuáles vienen de fuera de su libertad. Ella ha aprendido  a discernir los que entran en su mente por fines contrarios. Sabe cuáles debe desechar y cuáles consentir y abrazar. Ha salido de la infancia espiritual. Ya no es la víctima ignorante de las vejaciones. Ahora podrá ir plantándose como adulta en el Espíritu ante el enemigo y desplegar, en uso de su libertad interior su personalidad esponsal con Jesucristo. Todo lo sufrido apuntaba a esta victoria que le permite dar el Sí esponsal adulto a Jesucristo.

Seguirá en la lucha ineludible del combate cristiano que dura toda la vida y culmina con el de la agonía y la muerte, supremo acto de la vida cristiana. La gracia que le ha alcanzado el Arcángel San Rafael la ha revestido de coraza y brindado nuevas armas. Pero no la eximirá de la alternancia de consuelos y desolaciones. Enenia deberá seguir su lucha hasta la muerte con el auxilio del Arcángel San Miguel. Es lo que puede verse confirmado por  mensaje siguiente: Enenia:

ENENIA: Padre. aquí en casa me dijeron que no lo molestara tanto y no podré escribir hasta de unos días no se preocupe. [Intuyendo que sus padres puedan temer por su hija algún engaño en Internet, le envié a Enenia referencias mías a todos mis ministerios y sitios de Internet, donde su familia puede cerciorarse con quién se está comunicando Enenia. Poco después, el mismo día, vuelve a escribirme lo que sigue] Padre: gracias no sé por qué suceden estas cosas. [Se refiere a la advertencia de que modere su comunicación por correo electrónico con ese sacerdote] Demuestra así su alma, a los 37 años, obediente a sus padres como una niña] Tal vez por mi orgullo y porque Dios quiere prepararme aún más. Mis papás no dudan de usted ni mis hermanos ni mis hermanas, en ningún momento. Yo fui la que no supe expresarme bien con Usted lo que los mueve. Lo que pasa es que en mi familia valoran mucho a los consagrados y existe como esa tentación a que no haya amistad con ellos. [Enenia se muestra capaz ahora de reconocer también que hay en los demás tentación debida a la misma ignorancia que ella padecía] Y  como yo, buscando ayuda en mis tormentos, he buscado la ayuda de sacerdotes, los he cansado y molestado mucho, en mi casa ellos quieren que no moleste más a los sacerdotes porque ustedes son ungidos. Nos volveremos a comunicar si esa es la voluntad de Dios.

P. HORACIO: Querida Enenia: Tú no me molestas paranada. Tú muéstrale a tu hermana lo que te mandé nada más para que me conozca y conozca mis libros que le pueden servir incluso para trabajar con sus alumnos. Y si así lo desea, comunicarse conmigo. Presiento que esto también es bueno para ti. Y me parece que lo dispone el Señor para que ya no te distraigas ya conmigo — porque ya no es más necesario — y  que hagas «los deberes» con las instrucciones para el combate espiritual que Tu Esposo te comunicó valiéndose de mí. Porque esa tarea de tu transfiguración esponsal, ya no es para mí. La realizará directamente en ti tu divino Esposo. Ahora quedas libre para compartir con tu familia lo que has aprendido y para ayudar a otras almas víctimas del enemigo. Y AQUÍ LLEGÓ A SU FIN NUESTRA COMUNICACIÓN CON ENENIA.

[1] En la respuesta se le aconseja a Enenia que no diga «tengo un pensamiento» sino, mejor, diga “me viene un pensamiento” como nos enseña a decir San Ignacio. Y se le irá sugiriendo que en adelante se vaya haciendo de que se trata de una verdadera «violación del alma» y lo apropiado es que piense y exprese, cuando lo reconoces como malo: “me viola la cabeza o el alma un pensamiento”. Y así, efectivamente expresa dos veces que «le penetra la cabeza»

[2] Los pensamientos intrusos son: «esto es un fanatismo tuyo, deja de hablar con el padre, estás buscando llamar la atención». Se disparan como una ráfaga y producen un comienzo de estado de confusión, a pesar de que el alma ya está alerta para advertir que «vienen de afuera» y no son pensamientos propios, aunque se le dirigen precisamente a su disposición de obrar el bien y no obrar e mal. Los pensamientos que vienen del malo nos confunden, no nos dejan ver claro, no nos dan paz ni reposo para reflexionar. Él apunta a amordazar al alma y persiste en hipnotizar.

4 comentarios en «ENENIA: ACOSO PERMANENTE Y VEJACIONES
PROCESO DE LIBERACIÓN [6 de 7]
»

  1. Consejos que me ayudaron a alejar definitivamente esas tentaciones:
    1) Beber agua bendita de San Ignacio de Loyola, la que bendicen los padres jesuitas.
    2) Llevar al cuello la medalla milagrosa de Ntra Señora la Santísima Virgen María, esa medalla es poderosísima.
    3) Rezar el Santo Rosario
    4) Ayunar los viernes a líquidos, pan y agua.
    5) Pensar en los dolores de Nuestro Señor en la Flagelación porque El los padeció por todas las personas que pecan de impureza.

        1. Alethia, gracias por tu bondadoso comentario. Yo sólo soy un «distribuidor» de los aportes de tantas como tú, que con sus testimonios sanadores se ayudan unas a otras denunciando los engaños del enemigo que han descubierto y los encantos del trato esponsal con Cristo que ven experimentando y sumergiéndose en el bautismo esponsal del divino amor. Horacio Bojorge

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *