MARGARITA [1 de 3]: ¿CORAZÓN ILUSIONADO? ¡ GLOBO PRONTO DESINFLADO!

DE MARGARITA: Lunes 5 de noviembre 0:52 am
1.- Querido Padre Horacio:
Hace un poco más de año y medio conocí por medio de redes sociales a un hombre que pienso Dios puso en mi camino en el momento justo. Yo tenía alrededor de unos años rezando por mi futuro esposo, ya que había sentido el llamado a la vocación matrimonial, mucha gente se reía o sorprendía porque decía que eso no era algo que Dios mandara, sino que uno elegía pero yo pensaba ¿acaso el Señor que nos provee de todo lo material no va a intervenir en la vocación, que es por aquello que nos vamos a santificar? No hice caso, seguí en mi oración, ofreciendo misas y comuniones por ese hombre que no conocía.

En ese lapso de tiempo quise “elegir”, por medio de discernimiento me di cuenta de que no era el indicado, pues teníamos una visión de la vida distinta y además era de la secta de los llamados mormones, después de salir con Él me entraba profunda tristeza y no tenía paz, no encontraba una respuesta lógica, ya que su trato conmigo siempre había sido respetuoso y amable. El caso es que providencialmente el Señor lo alejó de mí y a los 3 meses tengo el primer contacto con esta nueva persona.

Para mí esto ha sido PROVIDENCIAL y hasta cierto punto inverosímil, recuerdo que ya yo lo había notado, me gustaba mucho los mensajes que él compartía de catequesis y evangelización, lo comencé a admirar, mientras que él también parecía gustarle lo que yo iba compartiendo también. Un día pensaba en lo mucho que me gustaría platicar con él, me llamaba la atención que siendo varón pusiera empeño en estos temas de la fe y sentía que teníamos cosas en común, pero como mujer no me atrevía a hablarle… y bueno justo ese día él por la noche me mandó mensaje privado, lo que más me gustó es que no fue el típico mensaje sino que hablamos de las familias numerosas y Santa Catalina de Siena. Yo pensé que eso no volvería a repetirse, pero después siguió mandando mensajes cada vez más frecuentes, entonces yo comencé a interesarme más en él, cómo era y lo que hacía.

¡Tenemos tanto en común! Es mi versión masculina definitivamente, estaba y estoy algo impactada porque jamás pensé conocer a alguien como él. Después de 8 meses solamente hablando por mensajes, comenzaron las llamadas telefónicas, la primera vez hablamos más de 3 horas ¡y yo no podía creerlo!, porque todo fue muy fluido, además que me dejó paz, de hecho, desde siempre he sentido paz cuando hablamos, la última vez fueron casi 6 horas, aunque no podemos hacerlo tan seguido por las ocupaciones, horarios, la distancia (somos de diferentes países). Padre Horacio después de esa primera llamada, hace casi un año, sentí algo por dentro que me decía ¡es él!

Pero después mi gran pregunta era ¿tiene la vocación matrimonial o quizá está llamado a la vida consagrada? Porque de eso no habíamos hablado y no sabía cómo preguntarlo directamente para no parecer “metiche”. En fin, el caso es que salió a flote en alguna conversación, donde el empezó a cuestionarme sobre eso y dio a entender que sí quería casarse y llevaba muchos años rezando por eso pero que pasaría cuando fuera la voluntad de Dios.
Me sentí un poco aliviada, aunque con dudas de si él pudiera estar interesado en mí, entonces a principios de este año hice la novena a San José pidiendo una señal, y pues digamos que solamente me lanza “indirectas” de que se está preparando para ser padre y esposo, que estaba remodelando su casa, que tenía que trabajar más duro para mantener una familia, me daba a entender que es conmigo, pero no me ha dicho nada directamente, quizá porque no quiere hacerlo por medio de un chat o por teléfono, pero dadas las circunstancias de la distancia, en lo personal no me molestaría.
Y bueno yo tenía la idea de que en este año él me diría algo o me pediría iniciar un noviazgo, pero no ha sucedido, ya llevamos 1 año y 8 meses siendo amigos. Eso me tiene un poco confundida porque él conmigo siempre se ha portado muy cercano, siempre está pendiente de mí, de cómo estoy (material y espiritualmente), me ha apoyado en momentos difíciles, hemos rezado juntos, platicamos de cualquier tema, coincidimos en todo lo esencial de la fe y la vocación, él tiene muchas características de lo que yo quería en mi futuro esposo, incluso cosas que nunca le dije explícitamente al Señor en la oración, pero siempre las anhelé con el corazón, yo siento que él es el indicado.
¿Entonces Padre que podría suceder?, ¿Será que no le parezco suficientemente bonita?, ¿No me querrá lo suficiente?, ¿Tendrá miedo a cambiar su estilo de vida, (lleva muchos años soltero, vivía con sus padres y ambos murieron, parte de su tiempo lo dedica a la vida parroquial), ¿Será la cuestión económica?, ¿Qué no se siente preparado para ser padre y esposo? Otro detalle es que él es mucho mayor que yo, más de 10 años, es otro tema que también me cuestiono, porque donde uno busque o pregunte le dicen que de acuerdo con la psicología las relaciones con muchos años de diferencia casi siempre fracasan. Lo más curioso es que al platicar es como si no existiera esa diferencia, quizá pueda ser la personalidad o la crianza de ambos; ahora agregue la distancia…. El  llevar una relación de noviazgo a miles de kilómetros, también supongo es algo difícil. A mí no me importaría, pero quizá él no esté seguro y pensar eso me lastima un poco, no sé qué hacer, cómo planteárselo, si preguntarle o no ¿Qué debería hacer?
Espero su respuesta, Dios y María Santísima lo protejan. Margarita.

2.- P. HORACIO Lunes 5 de noviembre del 2018 4:46 am
Estimada Margarita:
Siento mucho tener que decirte cosas que serán como pincharte el globo. Las hago sabiendo que te sentirás herida. Pero que es necesario para despertarte de tus sueños y ponerte delante la realidad. El principal reclamo de la realidad contra tu ilusión es que diez años de diferencia de edad, no es razonable para un matrimonio. No sólo por la parte más joven, que eres tú, sino para los hijos. Podrías encontrarte cuidando adolescentes y un casi anciano, o viuda. Si a esa edad no ha logrado una posición económica, difícilmente mejore su posición, sino que en breve puede quedar sin trabajo o jubilado o enfermo.

Es una amistad, no es noviazgo. Sería compatible con el cultivo de otros contactos. Pero te distrae de atender a otros candidatos posibles según razón y prudencia. Esas horas «malgastadas» podrían ser empleadas en el cultivo de otros contactos según razón. Sé que lo que te digo te resultará chocante, porque tus sentimientos ya están puestos y tu imaginación ocupada por esa persona.

Pero no son los sentimientos los que deben guiarnos sino la razón y la ley de los hechos. Porque el Señor habla con hechos. Y en este caso, no sólo te habla, sino que te grita con la diferencia de edades y los predecibles problemas en el futuro próximo.
Mientras tanto, pierdes tu juventud. Mi consejo es que cortes ¡YA!. Y sangren tus sentimientos, mientras la razón vuelve a tomar el control de tu vida.
Las parroquias están llenos de picaflores galantes que sólo se nutren de lo que tiene la mujer de grato. Son adictos al coqueteo (romance) con la mujer, como los describe el P. Miguel Ángel Fuentes en el capítulo segundo de su libro La Trampa Rota Pero nunca concretarán nada y se los apreta salen corriendo. [Mira en este mismo blog la entrada de Susan sobre los varones de parroquia picaflores y entradas anteriores y posteriores] Padre Horacio

3.- De MARGARITGA Dos meses después Martes 15 enero 2019 5:37 pm
[Probablemente Margarita necesitó esos dos meses para comprobar que lo que le decía en terminos generales acerca de la existencia de varones picaflores adictos al «romance» pero alérgicos al Compromiso]
Padre Horacio:
espero se encuentre muy bien. Le agradezco mucho me haya hecho llegar los libros en digital “Me quiero casar con Cristo” ya que aquí en mi país me ha sido imposible conseguirlos. Le quiero contar un poco de cómo me he sentido desde la última vez que les escribí.

Sinceramente me he sentido en una batalla total. Me siento la peor mujer, la más fea, más pecadora, menos virtuosa, que todo me sale mal, que nadie es capaz de amarme, que no existe ninguna posibilidad que yo me pueda enamorar y casar. Me siento devastada. Yo sé que estoy mal, pero vengo arrastrando un dolor muy grande desde mi infancia, mi papá nos abandonó «para ser feliz” él. No sólo sufrí el dolor de ese abandono (una traumática «declaración de desamor») sino mucha violencia que viví en nuestra casa. La relación con mi padre no era buena hasta el punto de que decidí cortar toda comunicación con él. Mi padre no ha sido nunca protector, proveedor, sacrificado, ni amoroso. Eso me ha herido hasta ahora profundamente porque me he sentido desprovista de una figura paterna.

He cargado con esos vacíos y en mi adolescencia fui feminista hasta que regresé a la Iglesia nuevamente hace un poco más de diez años.
Pero cuando bajé la guardia, cuando tenía 18 años me enamoré de un mal hombre. Y aunque me lastimó muchísimo e incluso inventó mentiras sobre mi persona, yo sabía que él no me convenía porque ni católico practicante era y nuestros principios y valores eran distintos. Pero yo era muy joven y presentía que me faltaba mucho por vivir, y que en un futuro conocería a un buen hombre católico para casarme.

Pasaron y pasaron los años y después conozco al hombre que creí Dios había mandado para mí, cumplía con todo lo que yo había estado orando y pidiendo a Dios entonces yo creí que era él, no tenía dudas. Es ése del que le hablé a Usted en mi primer mensaje. Sufrí mucho con la carta en que Usted con tanta caridad «me pinchó» el globo. Pero aunque fue como un lanzazo en el corazón, me despertó de mi sueño, en el que lo idealizaba.

Viendo que nuestra relación virtual se eternizaba, se me ocurrió escribirle una carta diciéndole mis sentimientos y que yo ya no podía seguir manteniendo una amistad con él así nada más por mensajes de texto y algunas llamadas, que él me había hecho albergar esperanzas de un futuro juntos y quería que me aclarara las cosas, yo pensando que al ser mayor que yo, ya tenía las cosas claras: casarse, tener hijos, etc.

Y nada, resultó que los apostolados «son su prioridad». No me pudo responder en casi un mes porque «tenía demasiados pendientes» según él; y realmente no me dio una respuesta concreta, solamente me dijo que le parecía que en mis mensajes yo tenía una actitud de baja autoestima; que él no funcionaba si se sentía presionado a dar una respuesta; además nunca nos habíamos visto y que si yo quería dar un paso al costado en cuanto a seguir hablando con él, que se lo dijera.

Me dolió mucho que me contestara todo eso. Después se contradijo diciendo que para él yo no era cualquier persona, y que jamás lastimaría mi corazón. En fin, siento que todo lo que yo había construido en mi mente, lo que más anhelo y sueño no se iba a cumplir: ser madre y esposa.

Es que es muy difícil imaginarme volver a enamorarme o confiar en alguien, abrirle mi corazón. Nunca he tenido éxito en las relaciones amorosas, no soy suficientemente atractiva y al ser introvertida no conozco mucha gente, sobre todo varones. Por mi edad y situación laboral siento que no voy a encontrar esposo, ya que estoy muy cerca de los treinta años. Además, aunque cuando a Raíz de los textos que me envió, del libro «Me quiero casar», proponiendo iniciar el camino esponsal, le di el sí a Jesús de ser su esposa, siento que no lo he cumplido como debería y me hace sentir mal, es decir, aunque rezo y digo la copla, pero no llego a sentir esa relación estrecha con Él por seguir pensando en el otro hombre.

Padre me surgen tantas dudas ¿por qué él se comportó así conmigo? ¿Por qué no dar una explicación y ya?, ¿por qué esconderse y decir que no tenía tiempo, que no podía? etc.
¿No es más fácil aclarar las cosas de una vez sin darle tantas vueltas? ¿Por qué hizo comentarios o indirectas de que quería casarme conmigo si no lo sentía de verdad?
Haciendo memoria en casi dos años jamás tuvo un comportamiento parecido. No encuentro sentido, es como si fuese otro. Yo sé que debo continuar, pero aún estoy lastimada y no sé cómo. Afectuosamente lo saluda Margarita

4.- P. HORACIO: Jueves 17 de enero del 2019 05:30 am
Estimada Margarita:
A ese segundo hombre lo conociste, como me dijiste, sólo por chat de Internet. Como te decía al comienzo de nuestros intercambios, el mundillo eclesial católico está lleno de «varones picaflor» que viven flirteando, pero nunca concretan nada.

Es un grave error que la mujer «se le declare al varón». Y lo cometiste. Pero de ese error sacaste un bien inmenso: salir de tu engaño.
No sigas pensando y dando vueltas a tu desilusión. Aprende de esta experiencia a desconfiar de tus ilusiones acerca de un varón. Limítate a los que conoces en la realidad de la vida concreta, y corta toda relación «virtual» con varones.
Pidamos al Señor que ese «él» (si es que existe) te encuentre en la vida real.

Entrega tus deseos al Señor y eso te liberará de la esclavitud de esos deseos en la que estás viviendo.
Te apoyas en ellos como sobre aguijones. Dejarán de herirte cuando dejes de desearlos. Y eso sólo te lo puede dar el encuentro esponsal con Cristo en el que me dices que te has iniciado.
Consigue en México las obras de la beata Concepción Cabrera de Armida y hazte amiga y devota de ella. Ella te conducirá a Cristo Esposo con su mediación e intercesión. Ponte de hija suya y la encontrarás madre.
Es la fundadora de las religiosas de la santa Cruz y de los sacerdotes del Espíritu Santo, viuda y madre de 8 hijos. Los santos viven e interceden por nosotros. Búscala y se dejará encontrar por ti. Padre Horacio

5.- DE MARGARITA – Desanimada Jueves 17 de enero del 2019 04:24 pm
Padre Horacio, si lo conocí por internet. Como tengo conocidas que así encontraron esposo y ahora están casadas pensé que podría ser posible que me pasara a mí también.
En la vida real no conozco varones católicos, en la iglesia solo hay señoras y en el ambiente laboral hombres, pero ni católicos o que luchen por vivir virtuosamente, realmente por eso me desanimo. Pero trataré de profundizar los escritos que me menciona y luchar por tener una relación esponsal con Cristo y que esto me vaya sanando poco a poco. Gracias por responderme, sus palabras me consuelan.
Dios lo bendiga abundantemente. Margarita.

 

6.-P. HORACIO: Respuesta a MARGARITA: Viernes 18 de enero del 2019 4:46 am
El medio de los foros para conocerse no es que sea malo, pero es muy riesgoso. Primero que esos foros son cotos de cazadores perversos. Segundo que son refugio de varones inútiles y picaflores. Ellos sólo quiere disfrutar gratis y sin compromisos del solaz que brinda el trato femenino. Pero no sueñan en pasar de ese «pasatiempo». No imaginan la ilusión que despiertan en la mujer que espera de un varón toda otra cosa.
Creo que, si te da la fe para dedicarte por entero al camino esponsal con Cristo, y dejas todo lo demás en manos de Cristo Esposo, Él se encargará de ti y por eso tu alma podrá descansar en esa confianza.

Avísame cuando hayas contactado a la Venerable Concepción Cabrera de Armida en sus obras (empieza por los fragmentos que encuentres en Internet) pero busca y adquiere sus libros. Puedes hacer una peregrinación a los lugares donde vivió, contactarte con las religiosas, sacerdotes y los ambientes de su vida… Lo demás serán añadiduras… Padre Horacio.

Pasaron dos años hasta que Margarita volvió a contactar conmigo.
Una nueva historia se desarrolla en las dos entregas siguientes de la historia amorosa de Margarita.

3 comentarios en «MARGARITA [1 de 3]: ¿CORAZÓN ILUSIONADO? ¡ GLOBO PRONTO DESINFLADO!»

  1. Si no fuera por el título (que advertía la situación) hubiera pensado, al comienzo de la lectura, que era un buen hombre. Tenía casa, una aparente preocupación por trabajar para mantener la familia. Pero después de leer que estuvo más de un año sin proponer nada concreto, resulta, como mínimo, sospechoso. O no quiere concretar (y eso demuestra que huye a la responsabilidad), o tiene otra en la mira.
    No recuerdo donde leí una vez, que un hombre al recibir en la casa primera vez al nuevo novio de su hija, lo primero que le preguntó es «cuándo tenía planeado casarse» y «cómo pensaba mantener a la familia». Excelentes preguntas para hacer. Y no tanto por los «Padres de las hijas», sino por las mismas hijas.
    Es muy cierto lo de estos varones de parroquia. Tanto que hace unos años, pensando en qué consejos darle a mis hijas, pensaba en decirles que buscaran al que Dios quería darles por esposo, entre varones trabajadores. Que aunque tuvieran una Fe débil siempre iba a ser menos dañoso que un hombre que no quiere ser jefe del hogar (con la responsabilidad que eso conlleva). (Aunque el ideal sería que tuviera ambas cosas: Fe y laboriosidad).
    Lo único del presente artículo que me genera dudas es el tema de la edad. No termino de ver que sea tan absoluto que una diferencia de más de 10 años de edad pueda ser una cuestión decisiva respecto de la decisión de decir que no a un llamado que puede ser de Dios. Si no recuerdo mal, los padres de San Francisco de Sales se llevaban alrededor de 20 años de edad. Y no puede decirse que dicho matrimonio no haya sido querido por Dios. Los padres de Santa Teresita se llevaban 8 años, y ella falleció primero.
    Y recuerdo también el caso del matrimonio Manelli (38 años él, y 17 ella), que se casaron con la aprobación del Padre Pío, quien les profetizó que tendrían más de 20 hijos (y así fue). Hoy está iniciada la causa de beatificación de los dos. https://www.larazon.es/historico/6406-un-matrimonio-con-21-hijos-hacia-los-altares-HLLA_RAZON_349267/
    No quiero decir con esto que el tema de edad me resulte indiferente. Los planteos sobre el futuro son válidos. Pero, insisto, no termino de ver que sea de por sí, conclusivo. Juan

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *