LUJURIA (2)

Tomado de:
Horacio Bojorge, El lazo se rompió y volamos. Vicios Capitales y Virtudes,
Editorial Lumen, Buenos Aires – México 2001 (4ª reimpresión)

1.- LA LUJURIA EN EL VARÓN
El varón es más propenso a desordenarse por la lujuria que la mujer. El varón separa más fácilmente el placer sexual del afecto. En la mujer, por el contrario, vida sexual y afectiva están más armoniosamente unidas.
2.- La mujer más bien se inclina a pecar por defecto: atemorizada por las cargas de la maternidad, o por resentimientos y otros sentimientos negativos ante el esposo.
3.- El adulterio, en el hombre, no siempre implica necesariamente el plano afectivo, puede ser a veces, y tal vez a menudo, efecto de una debilidad pasional. Esto es, sin embargo, difícilmente comprensible para la mujer, ya que en ella sexualidad y afecto están más armónicamente integradas, puesto que el pecado original ha herido la naturaleza del varón y la de la mujer de manera diversa. En la mujer, el adulterio tiene una causa más afectiva que pasional; es más frecuentemente un asunto de desamor, cuando no de rencor y de venganza por alguna infidelidad del esposo.
4.- En los cuentos de hadas, la mujer aparece como la princesa presa en la torre del castillo. La torre simboliza el cuerpo femenino. Un canto de niñas popular dice: «la torre en guardia… la quiero conquistar». La torre quieren conquistarla todos, no sólo los caballeros andantes sino también los malvados, pero uno solo, el príncipe ama a la princesa prisionera de su torre y la rescata de su prisión. Estos cuentos infantiles expresan la experiencia de la mujer como prisionera de un cuerpo al que los varones suelen poner sitio por el deseo.
5.- Como veremos después, el desorden al que es más propensa la mujer no es la lujuria sino la ambición, y en consecuencia la avaricia. También esta verdad se expresa en los cuentos de niños, donde la bruja es avariciosa. Por eso, se ha dicho que «el hombre quiere tener una casa para tener una mujer, y que la mujer quiere tener un hombre para tener una casa».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *