MARIANELA: AGUARDANDO LA CONSOLACIÓN QUE TARDA TANTO [2 DE 3]

«Sí, creo que hay muchas mujeres que, como yo, aunque ya no somos unas jovencitas, tenemos el anhelo de encontrar un esposo aunque sea para hacernos compañía en lo que nos resta de vida, pero pues, si es voluntad de Dios que viva una en esta soledad… ¡pues… ni modo!». No entiendo por qué Dios no se apiada de mí y me da en su misericordia un compañero, de verdad no lo entiendo, porque Él sabe el gran anhelo que tengo en mi alma y en mi corazón por un hombre que me guste y a quien querer.

9.bis- De MARIANELA: 1 oct. 2020 11:45 para mí 
Buenos días, Querido Padre Bojorge:
Gracias a Dios ya estoy trabajando, por eso no había podido revisar este correo, le agradezco muchísimo este precioso escrito que me envió.
Por primera vez siento que alguien entiende lo que siento en mi corazón por el anhelo de un esposo que me quiera. Y también siento en sus palabras la voz de Dios.
Sí Padre, no se preocupe, de todos modos ya ve que «no hay nada oculto que no haya de saberse» así que no hay problema. Le comento que su correo me conmovió tanto que lloré porque me sentí comprendida y me dio un santo consejo. Le agradezco a Dios por su existencia y su vocación de sacerdote, que Él lo recompense por su gran caridad para con todos y su buena voluntad de ayudarnos. Dios le bendiga.
Le aseguro que voy a poner en práctica los consejos que tan sabiamente me da. Y como ya le he dicho está usted en mis oraciones para que Dios le cuide, bendiga y haga santo. Le agradezco mucho su atención y caridad para conmigo. Dios le bendiga y guarde siempre. su hija en Jesucristo
Marianela

10.- P. HORACIO para Marianela, 4 oct. 2020 hora 21:57
He recogido todos nuestro intercambio en esta segunda etapa de nuestros correos en un solo archivo que te envío. Si quieres hacer otro con los anteriores habrás reunido en un relicario un intercambio que ha sido todo Don y regalo de tu Padre y de tu Esposo Jesucristo, enamorado de la Iglesia entera en ti.
He vuelto sobre nuestra correspondencia porque desde nuestros más recientes correos he sentido la moción de pedirte si permitirías que subiéramos tus consultas y mis respuestas sobre ese sentimiento de soledad, porque haría mucho bien a tantas mujeres que sufren lo mismo que tú: El deseo frustrado de la amistad matrimonial y su realización biográfica en el rol de esposa y madre. Y la respuesta que el Señor me inspiró enviarte y que te confortó, quizás no tanto por el contenido sino por haber sido atendida con misericordia y palabras con las que, a través de mí, le habló Jesús a tu corazón en el desierto.

He estado en este tiempo, gracias a tu buen consejo, mudando de hosting a este blog y aprendiendo a operarlo desde su nueva ubicación. Debido a eso he demorado en hacerte este pedido que te estoy haciendo. Podemos subirlo con tu nombre o con el seudónimo que elijas. Y convendría acompañarlo con alguna foto de mujer que eligieras tú misma. Si me das tu permiso, yo someteré a tu consideración el texto antes de subirlo.
Tu padre que te quiere en Cristo y como el amigo de tu Esposo que te amó desde la eternidad y murió de amor a ti para transformarte y celebrar las bodas. Horacio Bojorge

11.- DE MARIANELA para mí: domingo 11 oct. 15:58
Querido Padre Horacio,
¡Y sí! ¡le autorizo a que publique en el blog nuestro intercambio de correos!Pues sí creo que hay muchas mujeres que, como yo, aunque ya no somos unas jovencitas, tenemos el anhelo de encontrar un esposo aunque sea para hacernos compañía en lo que nos resta de vida, pero pues, si es voluntad de Dios que viva una en esta soledad, pues ni modo.

Mi nombre real es NN, pero para el blog si quiere me puede poner Marianela. Así no hay problema.
Yo le pido diariamente a Nuestro Señor que me de fuerzas y paciencia para llevar mi cruz con paciencia y resignación, ya ahora me ha iluminado y he tenido la idea de iniciar un apostolado de ayudar a otras personas, y ya se lo dije a mi confesor, y me ha dicho que está muy bien; ya nada mas que estén las condiciones y lo empezare primero Dios el mes que viene.
Esto es muy importante para mí pues, no quiero llegar con las manos vacías con Nuestro Señor, quiero haber hecho obras buenas, y esto me ayudará mucho a trabajar por Dios.
Le agradezco mucho su valioso consejo y apoyo moral.

Le cuento que he tenido la tentación de buscar a dos hombres casados, uno es un ex-novio y otro un compañero de trabajo, pero Nuestro Señor me libra y me tiene «cuidada», pues a los hombres con los que he platicado no han querido nada conmigo.
Creo que yo soy muy débil y frágil y por eso Él ha permitido que se les endurezca el corazón para que no quieran nada conmigo. Así lo veo. Él, en su gran bondad y misericordia, me ha preservado de caer gravemente con hombres que no me convienen para nada, y de que yo, por soledad y desesperación he platicado con ellos y buscado algo más.
Pero hoy ya he decidido no buscarlos más, no escribirles, y pedir fuerzas para seguir adelante así como el Señor quiera que esté, pues estoy convencida de que, si Él quisiera, ya habría permitido que conociera un hombre con el que me hubiera entendido. Y no me queda más que aceptar y llevar mi cruz, el tiempo que Dios quiera y como Él quiera.

Me consuela mucho el libro de la Imitación de Cristo, y sobre todo el capítulo XII del «Camino Real de la Santa Cruz».

He escuchado su audio “La llevaré al desierto para hablarle al corazón”. Usted me pidió que le comentara mi experiencia al escucharlo. De su audio me consoló mucho este párrafo: «No cambia lo exterior. Pero nosotros lo resignamos, lo cual que quiere decir que lo re-signamos; que le cambiamos de signo a lo que parece negativo y le ante-ponemos, por la cruz, el signo de Más. Era una cruz pero eso ahora es algo más. No cambiaron las cosas exteriormente. Pero cambié yo en mi manera de verla. Y eso en muchas cosas, en mi manera de verlas, en la soltería no querida…»

Es verdad, lo que Dios sabe es mucho más de lo que uno sabe, y ponerse en sus Manos es y será siempre lo mejor aunque a uno por el momento no lo entienda y le dé coraje y amargura no poder tener lo que tantas otras mujeres si tienen una relación bonita y dentro del matrimonio con un buen hombre que le ame a una.

Pero sé que en el desierto que vivo, pues ya hasta sin amigos ni amigas me he quedado, he visto que Dios siempre está ahí, siempre se preocupa por mí, siempre me ayuda y me envía lo que necesito, material y espiritualmente. Ahí lo incluyo a usted, un santo sacerdote que me ha ayudado y apoyado moralmente.

Ya no huiré mas y iniciaré a buscar a Nuestro Querido Dios y a tener una relación espiritual más cercana con él, y a tratar de empezar a orar otra vez, porque Él siempre me habla… en las lecturas, en las homilías… ¡Y a quererle siempre sobre todo! Sobre todas las personas y cosas que me rodeen. Que Él siempre está ahí.

Nuestro Querido Dios Padre es el único que es verdaderamente mi Padre, pues el de aquí de la tierra no me ha querido, como yo quería, desde pequeña, fue lejano y distante. Pero yo siento a Dios cómo mi Padre, mi Papá bueno que un día he de ver. Y a Nuestra Señora la Santísima Virgen mi verdadera Madre que vela por mí y me ayuda siempre. Ya que mi madre de la tierra siempre ha sido como una amiga, no como una Madre que aconseja y guía.

Ayer fue mi cumpleaños y a partir de hoy iniciaré ya en serio una relación verdadera de hija con Nuestro Querido Buen Dios, y a buscar hacer siempre su Voluntad en mi vida, con Nuestro Señor Jesucristo que siempre me ayuda y quiero confiar en Él en toda circunstancia y situación, en esta soledad en la que hoy ya no estoy sola. Pues Él siempre me consuela espiritualmente en la Santa Misa, y es el Único que quita mi depresión y desesperación, pues siempre que voy a Misa salgo con fuerzas y paz.

Una monjita amiga me bromeaba y decía que la Misa era mi antidepresivo, y es verdad. Cuando estuve un tiempo en un Monasterio de Religiosas de Clausura iba diariamente a Misa, y no tuve depresión ni soledad en todo ese tiempo.

Pero no sentí el llamado para quedarme a vivir ahí, sé que Nuestro Señor me quiere acá en el mundo por algo. Por mi misión personal. La cual no hubiera podido hacer si mi vida hubiese sido de otra manera, si estuviera casada y con hijos.
Hoy le comparto que estoy en paz, en este desierto, ya no estoy sola, ya sé que está El, nuestro Querido Dios, Trino y Uno, y que, aunque no lo vea, El se da a conocer, me cuida y me rodea para que no caiga y muera. Él es tan bueno.

Le agradezco muchísimo su atención y su caridad para aconsejarme y ayudarme. Dios le guarde y bendiga siempre. Le envío la imagen que puede colocar con los textos. Ojalá le parezca bien. Sinceramente Su hija en Jesucristo: Marianela

11 bis De MARIANELA para mí: mié., 28 oct. 4:41
Querido Padre Horacio
Le comenté lo que me resultaba algo chocante del testimonio de Enenia. No se preocupe, no estoy escandalizada, yo entiendo, sólo no me pareció que tuviera que vencer mucho su pudor la persona que escribió eso. Pero lo entiendo. Aunque creo que no necesariamente es así para todas las personas.
Yo lo que tanto anhelo es tener un compañero, que sea romántico, que me diga cosas bonitas, que me quiera, y bueno también vendría como consecuencia la intimidad.
Últimamente me ha pesado mucho mi soledad. Creo que es una cruz muy pesada. (lo digo con una gran amargura y tristeza en el corazón) No entiendo por qué Dios no se apiada de mí y me da en su misericordia un compañero, de verdad no lo entiendo, porque El sabe el gran anhelo que tengo en mi alma y en mi corazón por un hombre que me guste y a quien querer. No lo entiendo. Sigo sin encontrar un director espiritual. Y he tenido algunos problemas en el trabajo. Le agradezco mucho su caridad para conmigo y su apoyo moral. Dios le guarde y bendiga siempre Padre Horacio. Pido su oración por mí. Por favor. Le agradezco de antemano. sinceramente. Marianela

12.- P HORACIO para Marianela jueves 29 oct. 14:03
Querida hija:
No te empeñes en entender por qué el Señor no responde a ese deseo tuyo, que, sin embargo, él puso en tu corazón de mujer. Querer entender lo que Dios no quiere que sepamos es tentación de curiosidad. Y si uno pisa esa cáscara de banana, fácilmente patina hacia la adivinación. Curiosidad de saber lo que debemos saber o nos conviene saber es virtud. Curiosidad de saber lo que no es posible, o no es conveniente, o no es necesario, o es imposible, es el principal vicio de la potencia de la Inteligencia. Y el demonio la fomenta y la congela en adicción.
Al final se termina dudando de que Dios te ame. Yo me inclino, por el contrario, a pensar que no te envía el varón que deseas, porque o bien no existe, o bien no te conviene. No serás la primera que muere sin casarse, si eso te sucediera. Habría sido signo de amor y para tu bien. Ese acalambrado intento de querer entender a la larga no es más que un virus que debilita tu capacidad de amar a Dios, porque debilita tu certeza de que él te ama.
Padre Horacio

13.- MARIANELA para mí: 31 oct. 1:07
Querido Padre Horacio.
Le agradezco mucho por responderme. Tiene razón, ya no debo preguntarme esas cosas.
Aunque me duela debo y quiero confiar en Nuestro Querido y Buen Dios que todo lo que permite y hace es en bien de nosotros, aunque no lo entendamos.
Aunque yo no lo entienda. Gracias. Dios le guarde y bendiga y le dé salud.
Le doy gracias a Nuestro Señor porque usted es bueno conmigo, mi padre real no me quiere, nunca me ha querido. Y usted es como mi director espiritual y un segundo padre para mí.
que Dios le guarde y haga santo. Marianela

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *