NO DESCUBRIR LA DESNUDEZ [1]
SANTIDAD Y PUREZA SEXUAL:
LEVÍTICO 18

CÓDIGO BÍBLICO: SANTIDAD Y PUREZA SEXUAL: LEVÍTICO 18. 1-30«… 
NO DESCUBRIRÁS LA DESNUDEZ
Efectos perturbadores de una cultura hipócrita que  exhibe desprevenidamente la desnudez en modas  vestuarias y balnearias y tolera las patológicas adicciones pornográficas resultantes, 
«…  todas estas abominaciones han cometido los hombres que habitaron esta tierra antes que vosotros, y por eso el país se ha nauseado de tantas impurezas. No sea que os vomite la tierra por vuestras impurezas sexuales, del mismo modo que vomitó a las naciones anteriores a vosotros… «

¡IMPUROS TEMBLAD!

¡IMPUROS TEMBLAD! PENA INFERNAL DE LOS LUJURIOSOS

TEXTO BÍBLICO Y  COMENTARIOS 

1. Habló Yahveh a Moisés, diciendo:  2 . Habla a los israelitas, y diles: Yo soy Yahveh vuestro Dios. 3 . No hagáis como se hace en la tierra  de Egipto, donde habéis habitado, ni hagáis como se hace en la tierra de Canaán a donde os llevo; no debéis seguir sus costumbres.

4 . Cumplid mis normas y guardad mis preceptos, caminando según ellos.    Yo soy Yahveh, vuestro Dios. 5 . Guardad mis preceptos y mis normas. El hombre que los cumpla, por ellos vivirá. Yo, Yahveh.

SANTIDAD DEL PUDOR – PROHIBE SEXO ENTRE CONSANGUÍNEOS Y PARIENTES
6 . Ninguno de vosotros se acerque a una consanguínea suya para descubrir su desnudez [= acceso carnal]. Yo, Yahveh.
7 . No descubrirás la desnudez de tu padre ni la desnudez de tu madre. Es tu madre; no descubrirás su desnudez.
8 . No descubrirás la desnudez de la mujer de tu padre; es la misma desnudez de tu padre.
9 . No descubrirás la desnudez de tu hermana, hija de tu padre o hija de tu madre, nacida en casa o fuera de ella.
10 . No descubrirás la desnudez de la hija de tu hijo o de la hija de tu hija, pues es tu propia desnudez.
11 No descubrirás la desnudez de la hija de la mujer de tu padre, engendrada de tu padre, ella es tu hermana.
12 No descubrirás la desnudez de la hermana de tu padre; es carne de tu padre [tía paterna]
13 No descubrirás la desnudez de la hermana de tu madre; es carne de tu madre [tía materna]
14 No descubrirás la desnudez del hermano de tu padre; no te acercarás a su mujer; es la mujer de tu tío.
15 No descubrirás la desnudez de tu nuera, es la mujer de tu hijo; no descubrirás su desnudez.
16 No descubrirás la desnudez de la mujer de tu hermano; es la desnudez de tu hermano.
ENTRE NO CONSANGUÍNEOS NI CONSANGUÍNEOS ENTRE SÍ
17 No descubrirás la desnudez de una mujer y la de su hija, ni tomarás la hija de su hijo ni la hija de su hija para descubrir su desnudez; son tu propia carne; sería un incesto.
18 No tomarás a una mujer juntamente con su hermana, haciéndola rival de ella y descubriendo su desnudez mientras viva la primera.
19 Tampoco te acercarás a una mujer durante la impureza menstrual, para descubrir su desnudez.

20 . No te juntes carnalmente con la mujer de tu prójimo [otro israelita], contaminándote con ella.

HOMOSEXUALIDAD – BESTIALISMO
21 No darás ningún hijo tuyo para hacerlo pasar ante Mólok; no profanarás así el nombre de tu Dios. Yo, Yahveh.
22 No te acostarás con varón como con mujer; es abominación.
23 No te unirás con bestia haciéndote impuro por ella. La mujer no se pondrá ante una bestia para unirse con ella; es una infamia.
PENAS QUE SE DIERON Y DARÁN A QUIENES LO HAGAN
24 No os hagáis impuros con ninguna de estas acciones, pues con ellas se han hecho impuras las naciones que yo voy a arrojar ante vosotros. 25 Se ha hecho impuro el país; por eso he castigado su iniquidad, y el país ha vomitado a sus habitantes.
26 Vosotros, pues, guardad mis preceptos y mis normas, y nos cometáis ninguna de estas abominaciones, ni los de vuestro pueblo ni los forasteros que residen entre vosotros.
27 Porque todas estas abominaciones han cometido los hombres que habitaron el país antes que vosotros, y por eso el país se ha llenado de impurezas. 28 Y no os vomitará la tierra por vuestras impurezas, del mismo modo que vomitó a las naciones anteriores a vosotros;  29 sino que todos los que cometan una de estas abominaciones, ésos serán exterminados de en medio de su pueblo.
30 . Guardad, pues, mis observancias; no practicaréis ninguna de las costumbres abominables que se practicaban antes de vosotros, ni os hagáis impuros con ellas. Yo, Yahveh, vuestro Dios.

COMENTARIOS AL TEXTO

La expresión «descubrir la desnudez» es un eufemismo para significar, más allá de la falta de pudor sexual a la que se refiere directamente, a todo acto sexual sobre alguien que no sea el propio cónyuge.
Nótense las penas que se siguen en la naciones que no mantienen la santidad familiar: la tierra donde viven los expulsa, los vomita con asco. Podría decirse que según la Sagrada Escritura, la lujuria es anti-ecológica. Jesucristo enseña que la mirada lujuriosa es ya un primer grado del pecado de adulterio. La desnudez provocativa que busca atraer la mirada, es también un primer grado de fornicación o adulterio.

Esta ley bíblica es fundamental para orientarse acerca de en qué consiste la santidad del matrimonio y de la familia.
– Tiene que ver con la restricción del ejercicio de la sexualidad sólo lícita dentro del matrimonio monógamo y fiel, abierto a la procreación.
– Excluye todo otro ejercicio de la sexualidad fuera del matrimonio.
– Enumera todos los casos en que un miembro del pueblo santo de Dios ha de evitar el ejercicio de la sexualidad, para diferenciarse de la promiscuidad sexual que caracterizaba a los pueblos vecinos: Egipto (incesto) y Canaán (prostitución sagrada y divinización del sexo).

Pero, la pena más grave es que quien así procede se hace impuro. Es decir se excluye de la Alianza con Dios de su pueblo, se excluye no sólo del pueblo sino que pierde la vinculación con el Señor porque se sale del marco del Buen Amor, que tiene su arquetipo en la santidad del Señor, del Dios de los Padres. Por lo cual el adulterio era un delito contra el pueblo y contra Dios que se castigaba con la pena de muerte. Está se ejecutaba por lapidación, mediante piedras, porque así se evitaba todo contacto con el condenado, ni siquiera indirecto por una espada o un palo.

 

1 comentario en «NO DESCUBRIR LA DESNUDEZ [1]
SANTIDAD Y PUREZA SEXUAL:
LEVÍTICO 18
»

  1. Era hora, Padre, que apareciera el testimonio de la Escritura, tan claro y minucioso seguido del comentario oportuno sobre este tema abominable que no respeta edades, que invaden nuestros ojos (ante la pantalla) y oídos (en las letras de las canciones usuales, cortinas musicales…, porque es lo que más abunda en el mercado) precisamente cuando se intenta ver o escuchar un informativo o un programa de interés. Ojalá se pregunten adónde nos lleva este libertinaje sexual. A la destrucción de la sociedad nos dice la Escritura. Siempre que recuerdo las palabras de la Virgen a Jacinta de Fátima, la niña de 7 u 8 año: “Vendrán modas que ofenderán mucho a Dios nuestro Señor”. Pienso que detrás de “modas”, hay mucho en el mensaje de la Virgen: no solamente el vestir (ahora incluidos los hombres), sino en todo tipo de libertinaje sexual reglamentado en los ámbitos parlamentarios y desafortunadamente aceptado por algunos religiosos. (y el que lo denuncie es un discriminador, si bien nadie se plantea si es lícito discriminar a los católicos en sus derechos a exponer sus principios morales, como libertad de expresión). Estamos como el Imperio Romano, con la diferencia de que llevamos 2000 años de Cristianismo: es parte de la “Apostasía anónima” de la que nos hablaba en la salida anterior. Más contrario al querer de Dios (nuestro bien), imposible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *