ROSALÍA [3 de 10] JUSTIFICANDO E IDEALIZANDO

SER ESPOSA

 PARA EL
SEÑOR
ESE ES EL YUGO MEJOR


JUSTIFICANDO E IDEALIZANDO

He querido transcribir
aquí la segunda parte de mi segundo mail al Padre y su respuesta, en gran parte
por la enseñanza que en ella recibí.
 Releyéndolo hoy para
transcribirlo, veo vestigios de mi tendencia “a ver todo desde lo que yo
siento” y no desde la realidad objetiva (lo pongo entre comillas porque son
palabras de un amigo)…

27 de marzo. 2019
Mensaje
al Padre
Respecto a Román
Lo primero quizás es contarle
más de él, al menos un punto que me parece importante porque solo le puse lo
que lo hace «descalificable» como Ud. lo dice. Nos conocimos en una
actividad en la que acompañe a alumnos. Él como ex alumno fue invitado y, como
le puse antes, en esa oportunidad no pasó más de tener alguna que otra charla
casual. Luego si al volver cada uno a su hogar comenzamos a escribirnos y a
hablar. Es verdad que él venía de una relación de 4 años en la que él pensó
casarse… hasta donde tengo entendido (porque solo se lo que él me contó), él
había amado mucho a Ana (con quien ahora está en proceso de reconciliarse) y
quería casarse con ella, se habían comprometido, pero él era quien quería
seguir adelante con la relación, aunque no se bien porque terminaron aquella
vez separándose. En el momento que yo lo encontré estaba rezando mucho al Padre
que me ayudara a reconocer mi vocación, su Voluntad respecto a mí, a clarificar
algunos sentimientos que tenía por alguien en ese momento y a encontrar al
hombre con quien formar una familia si era lo que Él quería. (Al escribirlo me
doy cuenta que siempre pensado en mí, en para mí y no como ese don que debo
ser) … Y en ese contexto apareció Roman, y la verdad pensé que era la
respuesta del Padre a mis oraciones.
A pesar de su
historia, lo que me llegó a enamorar de él fue ver como amaba a Dios, como lo
buscaba, como le pedía que lo acompañe, como en sus redes sociales no dejaba de
proclamarlo… es verdad que carece de una vida sacramental que lo sostenga y
que quizás eso pueda ser visto como una Fe vacía, pero yo veía en él alguien en
constante búsqueda del Padre. Puede ser algo tonto, pero recuerdo que en un
momento cuando dudaba de cómo era esto que se estaba dando entre nosotros,
recuerdo que él me mandó justo en ese momento por mensaje una canción
diciéndome que era su favorita y es la que yo solía enseñarles a los chicos en
la catequesis de mi parroquia y no sé por qué vi eso como un signo
también…  Y en las largas charlas que tuvimos
me contó mucho de sus planes con Ana, de cómo había sido su noviazgo, de los
dolores que tenía, y yo veía cosas que no había tenido en mi noviazgo anterior
y que me hubiera gustado tener. Hablábamos de Dios y eso yo lo valoraba mucho.
Incluso a pesar de mis miedos me anime a decirle que yo quería ser casta y él
me escuchó….
Otra vez aquí al
escribirlo me voy dando cuenta de cosas. Es verdad que el hecho que me contara
sus cosas me hizo sentir especial, y que fue como un escenario propicio para
esto que Ud. advierte en sus libros, que es mi tendencia a usurpar la Divina
Providencia… Es verdad que lo idealice y si recuerdo que a pesar de que él
como que «aceptó» mi postura de castidad, la posibilidad y las
insinuaciones a tener relaciones cuando nos viéramos estuvieron siempre. Y en
algún momento las cosas que cuando charlamos me hicieron ruido (como sus celos
con Ana en ciertos casos que a mí me parecía que eran como extremos), dejaron
de hacerlo y empecé quizás a verme solo como una «ángel guardián»
para él… y sé que está mal. Incluso todavía me dan ganas de darle consejos,
de regalarle La Casa sobre Roca, de ayudarlo. Fluctúo en mi sentir en días que
pienso así y en días que me surge enojo (que creo que en mi caso es bueno
padre, porque yo suelo no enojarme y así voy disimulando cosas y no
atendiéndolas) … Acá veo cierta similitud con el caso que me dijo que leyera
en su blog, esto de querer seguir estando para ayudarle […]
Padre querido…
espero no haberlo mareado… Me han salido muchas cosas aunque no se si con la
profundidad que me las pedía. Espero poder seguir avanzando y si Ud. ve algo de
esto que escribí agradeceré su guía.
Gracias por rezar por
mi. Saludos. Rosalia
  
2da PARTE DE LA RESPUESTA DEL PADRE BOJORGE A MI 2do MAIL
Rosalía, querida hija
Leyendo lo de Román
me detengo a un par de consideraciones.
Primero te cito un
párrafo en el que subrayo algo que quiero aclararte
“Lo que me llegó a
enamorar de él fue ver como amaba a Dios, como lo buscaba, como le pedía que lo
acompañe, como en sus redes sociales no dejaba de proclamarlo… es verdad que
carece de una vida sacramental que lo sostenga y que quizás eso pueda ser visto
como una Fe vacía, pero yo veía en él alguien en constante búsqueda del
Padre.  
Hay muy extendida hoy
una espiritualidad equivocada en la que se habla mucho de «búsqueda».
Búsqueda de la voluntad de Dios, Búsqueda del Padre. Y es un engaño que distrae
de lo que se es, se tiene, se sabe, se cree y se debe hacer por obediencia. No
es sana espiritualidad católica buscar al Padre. Hay que vivir como hijo. Me
viene a la memoria otro enlace que te copio para que veas, un hombre que no
termina nunca de cumplir con el mandato-bendición de casarse y tener hijos, y
rompe con su novia otra vez más para irse a un retiro a buscar la voluntad de
Dios.
Creo que admiraste en
Roman una religiosidad víctima de la tan extendida ignorancia que impera hoy en
el mundo católico. Pienso que sea motivo para la misericordia divina para
tratar con indulgencia a muchos. Pero ¡Ay de los responsables de tanta
ignorancia! ¡Ay de los que viven acariciando los oídos y diciendo a las almas
los que ellas quieren oír, en vez de llevarlos a quien puede salvarlos por la
obediencia de su propio querer e intereses!
Por supuesto que esa
«fe» no es la teologal. Es una fe «protestantizada» y por
eso no se vive en forma sacramental. El mundo católico se está protestantizando
aceleradamente. Me han publicado en Editorial de El Alcázar lo que escribo
sobre ese tema «El proceso de protestantización en la Iglesia y la
Cultura»
Tengo que terminar
aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *