ROSALÍA [6 de 10]
HOY LE DÍ MI SÍ A CRISTO

SER ESPOSA 

PARA EL SEÑOR 
ESE ES EL YUGO MEJOR

LE DÍ MI «SÍ» A CRISTO

El 6 de abril a las 16:15hrs pude finalmente encontrarme con el padre vía Skype. 
Un día antes le había enviado una seria de cuestiones que charlamos en ese encuentro y que fueron fruto de la lectura de los textos que me había enviado. 
Los transcribo a continuación sólo porque muestran cómo la inteligencia iluminada desde le Fe iba arrojando más luces sobre mis miserias.
5 de abril 
¡Hola querido Padre! Le envío lo que me pide:
La lista índice de las luces que recibí leyendo lo que se me envió


– Mi mal juicio: No tengo criterios fuertes, arraigados: como fue el enamorarme de Román por no tener criterios. Yo fui la que estaba en el fondo dispuesta a tener de nuevo relaciones. Otro ejemplo fue la disculpa a Juan pensada, como Ud. dice, solo desde “darme el gusto”
– Acusarme a mí misma: no lo hago, me autojustifico mucho. Y a los demás los critico, les pido que hagan lo que yo no puedo. Veo la paja del ojo ajeno y no la viga del mío. 
– Mis infidelidades en los deberes de estado. Mi impuntualidad. Querer estar en todo: vanagloria, pero no cumplo con lo mínimo.
– Conocimiento de mi propia realidad: Mujer de treinta y siete años con cierto miedo al amor. El demonio crea realidades: Mi enamoramiento de Román: realidad ideológica sugerida solo por mi pensamiento. 
– Darme cuenta que mi conciencia puede ser mi adversario y que debo ponerme de acuerdo con ella para que no me acuse y condene
– Riesgo de degradarme hasta llegar a una total insensibilidad… yo noto algo de esto ya. ¿Por qué no me conmueve el dolor ajeno? me falta caridad. Me adormecí en el amor. Deje de tensionarme a Dios. Fui negligente, indiferente. Dejé de estudiar y formarme.

– Cuidar la conciencia: 
1) Respecto a Dios: venia descuidando la oración. 
2) respecto al prójimo: esto de la crítica al otro. Cosas que debo hacer y no hago: reuniones con el grupo de mi movimiento – reuniones de profes de mi colegio y 
3) Respecto a las cosas materiales: imprudencia en uso del dinero

– Signos de acedia en mi: «cansancio», «aburrimiento» de donde estoy y por eso quiero irme… ¿deseo de cambio? Nada me motiva.
ç
– Últimamente me dijeron que estoy seria o enojada.
– Soy mentirosa de palabra cuando me justifico por llegar siempre tarde.
– Mentí por pedido de un amigo a su novia. No debí hacerlo. (pero sino me exijo ni yo)
– Mentí con mi vida cuando los demás pensaban que era casta y yo tenía relaciones con Juan.
– Dejo que el miedo de la tristeza por allí me invada.
Estos puntos pudimos charlarlos en ese encuentro por Skype… Pero de todo lo que hablamos en aquella oportunidad, sólo quiero rescatar esto: Recuerdo apenas haber comenzado la charla, romper en llanto… no podía dejar de llorar y cuando el padre me preguntó el porqué de mi respuesta, le dije que tenía la impresión de que el hablar con él era como estar hablando con el mismo Señor. 
Entiendo que esto era por la necesidad de consuelo, por todo lo que me había dado cuenta que había ofendido al Señor… era como tener mi alma al descubierto…
Charlamos todos los puntos que arriba anoté… sumado a mis afectos hacia Juan, Román, Benjamín… y ya casi al finalizar la charla,el Padre me dijo: es que no es Juan, ni Román, ni Benjamín, es Jesús, Él te quiere… ¿le dirás que SI a Cristo? 
Y así con lágrimas, pero con una sonrisa en el rostro y paz en el corazón lo hice… dí mi Sí a Cristo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *