SONIA: CONVERSACIONES CON EL PADRE HORACIO [1]
LA CURIOSIDAD [1ª]

DE LA CURIOSIDAD NACE LA TENTACIÓN
Y DEL AVERIGUAR NACE LA ADICCIÓN [1ª]

1.- DE SONIA: Padre, mi primera pregunta es:
Usted me conoció cuando cumplí los 31 años, lo recuerdo muy bien… Padre ahora tengo 43 años, ¡El tiempo voló!… Pero no así mi alma que no tiene edad. Jesús está ahí a mi lado y en mí, aunque ¡le hago cada cosa!… pero ahí vamos.
Han pasado 7 años que soy supernumeraria del Opus Dei, le parecerá gracioso, pero mucho le debo a usted esa vocación, ese camino. El Opus es camino, pero todo el romance con Cristo desborda mi corazón… y, créame, que en esto tiene que ver mucho también aquel otro sacerdote que usted me presentó, el padre Chus Villarroel, cuyos audios, para mi, ¡son eternos!

En fin… ésta soy yo, padre. A esta altura todavía me gustaría casarme, pero ya casi como un “por si acaso Dios lo quisiera”. A esta altura ya me veo grande y mi pregunta es: ¿Tendría sentido un matrimonio a esta edad?

En la Obra, de vez en cuando y siempre, nos hablan de estos temas: ¡Que la familia, que el matrimonio, que los hijos! Y yo, la verdad, cuando llegan estos temas pienso: «Pero es que esto en mi vida ya no tiene sentido, antes era ilusión, pero… ¿ahora?»

Pero yo Obedezco y ahí estoy y atiendo, porque claro que me gusta la idea, y más aún cuando se trata de una realidad tan vapuleada actualmente por el mundo y uno quiere defenderla… pero me pregunto ¿Todavía puede ser proyecto para mí?  Ahí le dejo mi primera pregunta. Su hija Sonia

2.- HOLA SONIA, QUERIDA HIJA: Veo aquí dos cosas: primero la pregunta; la pregunta implica un querer saber, una curiosidad. Y lo segundo, encuentro en tu pregunta la palabra proyecto, es decir una iniciativa propia que enciende luces rojas y hace sonar alarmas. Porque veo ambas cosas como el desvío en las vías de un tren [por no decir un descarrilamiento]

Uno de los desvíos más comunes del camino por donde nos conduce el Espíritu Santo es la distracción. La distracción del bien, debe atribuirse esta al espíritu malo. Llamémosle PENSAM-ONIO. La curiosidad induce a la distracción y ésta lleva a que te hagas preguntas, sobre todo de futuro, por lo que te distrae del presente: “¿Y tú qué harías?”

Esta pregunta sobre lo que debería hacer la mujer, es uno de los temas con que el Pensam-onio vuelve a la mujer sobre sí misma y es una pregunta tan típica de tentación por curiosidad y distracción.
Se ve claro que es una tentación, primero te hace una pregunta: “¿A ver qué dices? y ¿Qué harías tú?”

Y entonces tu mente se dispone para imaginar un proyecto. Y del proyecto, nace un propósito y una decisión. Es la palabra que usaste. la palabra proyecto. Resultado de una sugerencia previa de que puedes o peor aún «debes» planteártelo desde ya; lo cuál te distrae de la realidad, de tus ocupaciones, de tus tareas diarias. La pregunta sobre el futuro desplaza el presente al segundo plano de tu atención y de importancia. Te catapulta hacia ese futuro posible; te vuelve sobre ti misma.

La curiosidad es del demonio. Todas los vicios y adicciones comienzan con la curiosidad, “a ver qué es eso del cigarrillo”, “a ver qué es eso del casino”, “a ver qué es eso del sexo y del prostíbulo”, “a ver qué es eso del porro y la droga”. Y después la persona queda enganchada, aunque no haya empezado por la intención maliciosa. Todo empezó por la curiosidad, por la distracción, y después, perdió la libertad porque quedó adicto: a la televisión, al trabajo, al sexo, al flirteo aun cuando no llegue nunca a la cama.

¿Cómo empieza la adicción, que no es otra cosa que la pérdida difícilmente recuperable de la libertad? Por una curiosidad.  ¿Y qué es la curiosidad? Es el vicio de la inteligencia. Consiste en querer saber o lo que no corresponde saber o lo que es inútil saber o lo que es perjudicial saber o por lo que no debo ni siquiera intentar saber, porque está prohibido, porque es un secreto.

En realidad, el pecado de la madre Eva es un pecado de curiosidad, el querer conocer por sí misma lo que Dios prohibió conocer. ¿Por qué? porque ya se lo iba a dar a conocer Dios cuando fuera dado. Es es decir, el Misterio Divino no se podía conocer antes de que Dios lo diera porque eso fue el intento de invadir a Dios, de arrebatarle la iniciativa y el gobierno, de manotear sus designios y sustituirse a su acción e iniciativa. El pretender apoderarse por sí mismo de la gracia. Convertir la obra de Dios en un proyecto propio.

Ese querer apoderarse de la Gracia es demoníaco, adueñarse de la Gracia uno mismo, y disponer hasta de Dios. Pienso en la gran ingenuidad en la madre Eva, porque la astuta serpiente la engaña por lo sensible, era hermoso a la vista, era sabroso al paladar… era bueno para «darle un toque de sabor » a la ensalada de fruta. La secularización, el secularismo, no es otra cosa. Es hacer de Dios un servidor de los fines humanos, en vez de ser el fin último de todas sus intenciones.

El don iba a ser la Eucaristía, el don iba a ser Cristo ofreciéndose a Sí Mismo; y las dos ramas del árbol del conocimiento del Bien y del Mal representan simbólicamente al Verbo y al Espíritu. No son dos árboles, es uno solo que tiene esas dos vertientes y lo que hace con eso el Demonio es volver a la mujer sobre sí misma, que es la consecuencia del pecado original, y así bloquearle el camino al amor, hacia el esposo y hacia el hijo, por temor por sí misma.

Te estoy contando un poco los capítulos del libro más reciente «Varón mujer». Te estoy introduciendo en lo que expondré en el video de presentación del libro, trayendo a colación cosas antiguas y nuevas como conviene a un escriba instruido en los misterios divinos del Reino de los cielos.

Bueno, y contestando finalmente a tu pregunta: ¿Todavía puede ser el matrimonio un proyecto para ti o no? Espero quede claro que de ninguna manera puede ser un proyecto. Puede ser una posibilidad abierta pero no un proyecto. Elijamos bien la palabra.

Claro está claro que es una posibilidad abierta. También la muerte es una posibilidad. Pero como posibilidad no hay que entretenerse en los futuros posibles. Son tantos que nos enajenarían de la vida presente. En este caso, claramente más atractivo que la posibilidad de la muerte, distrae al alma femenina de lo necesario, de lo exigido.

Tu inteligencia no está para servir los posibles, está para trabajar en lo real, en capacitarte en tu capacidad docente, en tus materias, en tu transmisión de conocimiento a los jóvenes, en el servicio a tu familia, en las tareas del amor concreto. Lo otro te volvería sobre ti misma, te reasignaría tareas que no son las de Dios y eso es un truco tramposo y demoníaco.

5 comentarios en «SONIA: CONVERSACIONES CON EL PADRE HORACIO [1]
LA CURIOSIDAD [1ª]»

  1. Que cosa son los Pensa-momios!! Y el eludirnos de la realidad. Vivía mirando al futuro (bueno, ahora también un poquito) pero ya no me domina como antes. Gracias por el recordatorio !!

    1. Estimada Joanita: Gracias por comentar y preguntar. Pensa-monios (no momios con dos emes, sino n y m) son pensamientos que aparecen en la mente sin que los suscitemos nosotros y que son del demonios por eso he creado la palabra «Pensamiento + Demonio = pensa+monio. Cuando los Padres de Desierto hablan de las tentaciones, se refieren a ellas como pensamientos y hablan de ocho pensamientos o sea ocho pecados capitales que nos incitan al mal: pasiones malas.
      Es lo que el psicólogo Jung denominó «contenidos autónomos de conciencia»
      En la espiritualdad católica, hablamos de inspiraciones del Espiritu Santo o de los Santos Angeles o de los santos, para referirnos a los pensamientos buenos.
      A las tentaciones o malos pensamientos yo les llamo pensa-monios.
      Si Ud. entra en mi Blog del Buen Amor y pone y se fija en las primeras entradas del mes de enero, verá explicación de a qué fenómeno del alma se refiere el término «pensa-monio»

  2. Pingback: MIÉRCOLES DE CENIZARECUERDA QUE ERES POLVOINVITACIÓN A LA MEMORIA – Blog del Buen Amor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *