SUSAN: ¿ME DA UN CONSEJO PADRE? [3 de 5]
¿ERAN SÓLO BUENAS INTENCIONES? ¿BUENAS?

Padre:
Yo estoy conociendo al mismo chico del que le
hablé en el primer mail.
Él me ha confirmado que quiere casarse su
intención de un futuro noviazgo conmigo es el matrimonio….
Pero no tiene los medios como para casa,
comida, vestido y recibir a los hijos.
Sé que es muy trabajador. 
Me ha dicho (sólo
ha hablado) de querer ahorrar y obtener una casa para éste año.
Para mí fue bueno oírlo, sólo que hay que ver
qué se materializa, si cumplirá o no.

Hay algo que no entiendo o no tengo claro, no sé si es cosa de
dos obtener el hogar o sólo de la parte del varón… ¿cómo debería ser?
Digo porque yo podría ayudar. En mi familia
mi abuelo se casó cuando trabajó y tuvo casa e ingresos constantes, mi papá lo
mismo con mi mamá pero no sé si también cabe el caso en que ambos, varón y
mujer, construyan lo que en un principio el varón no comenzó. Susan
MI RESPUESTA TERCERA RESPUESTA A SUSAN:
En la conferencia que
te adjunto
, expongo la práctica
entre los judíos que llaman Ketuvá: 
https://sendaantigua.net/la_ketubah_judia/
Se firma un compromiso, el novio deja una
garantía en dinero a la novia.
Ella lo espera hasta que pueda volver.
No le toca a la novia contribuir con otra
cosa que como futura esposa, madre y ama de casa
Le paga a la familia de de la cual es hija porque se le reconoce un valor económico. 
Y es el mejor estímulo para que «se la
merezca y se la gane»
Y que si no es capaz de eso, quede excluido
de misterio matrimonial e hijos.
Signo de que debe servir a Dios de otra
manera.
De otra manera es un mantenido, o semi-mantenido
o mantenido.
Y esto no es bueno para nadie.
Creo que eso no se tiene claro e los medios católicos actuales.
Es cierto que el amor es algo gratuito y que no tiene precio.
Pero se confunde lo gratuito por impagable, con lo «regalado» sin nada a cambio.
El varón que quiera mujer debe matarse trabajando por ella.

En muchas culturas el varón paga por la mujer. Lo menos que se puede pedir de él es que la mantenga. Es algo que la cultura ha arrebatado a los varones: la posibilidad de mantener una esposa. 

 Padre Horacio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *