TESTIMONIOS [8]

En respuesta a una consulta sobre otros asuntos, una moción interior me hizo adjuntar algunos capítulos del primer tomo del libro «Me quiero casar». 
El subtítulo para el primer tomo es: «La Experiencia del Encuentro». 


Estimado Padre Horacio:

Buenos días, anoche me quedé leyendo y meditando los textos que Usted me envió en respuesta a mi correo electrónico.



Me maravillé con cada palabra, no pude dejar de leer con tanto gozo ese material tan bello, profundo y delicado para una mujer. 

Estoy católicamente y felizmente casada desde hace cai 20 años, con mi esposo que conozco desde los dieciséis años de un movimiento de iglesia al que seguimos perteneciendo. 
La vida juntos, inmenso regalo de Dios Padre, con sus luces y sombras, nos bendijo con cinco hijos, dos de ellos en el cielo.

Quedé maravillada con el texto y la propuesta esponsal de Jesús, me llenó de gozo, de luz, de esperanza.
De gozo, en poder decirle «Si quiero ser tu esposa», 
De luz, sabiendo que es «para todas las mujeres» 
Y de esperanza, más allá, por  tener una hermosa hija, 
a la cual le compartiré más adelante los textos.

Soy docente y bendecida desde hace quince años de contribuir a la formación en fe y cultura, a pequeñas mujeres de cuatro años.
«…se puede decir que cada alma fiel es esposa del Verbo de Dios…»

Y en cuanto a la situación de mi entorno, si es así, a veces se lo encuentra a Cristo en el sufrimiento, en los suplicios cotidianos…
«Cruci dum spiro fido»…llevan insignias los católicos que quedan en  Irlanda con esta frase: «Mientras respire confiaré en  la Cruz».
Gracias. 
Dios y nuestra Madre lo bendigan.
Con cariño MS

El libro está editado en Argentina por Editorial Lumen, Buenos Aires
Y con generoso permiso gratuito de este editor se editó en Quito por la librería de la Fundación Jesús de la Divina Misericordia
El texto de contratapa te informa sobre el primer tomo de este libro en dos tomos y te lo trascribo aquí
Este libro contiene
testimonios e historias de solteras, casadas, viudas, que tratan a Jesucristo
como esposo.
Es perfectamente
posible ser esposa de Cristo y deseosa de casarse o casada, dar el sí a la vez
a Jesús y a un pretendiente humano. Son amores compatibles.
Cuanto mejor esposa
de Cristo, menos sufrientes con la soltería, más libre para ennoviarse y
casarse, más fuertes para sobrellevar las cruces del matrimonio. El desposorio
con Cristo es la mejor preparación para un matrimonio feliz.
No estoy sugiriendo
que renuncies a la idea del matrimonio. No. ¡Tú también estás llamada por el
Señor a seguirlo como esposa! Apréndelo aquí.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *