PESADILLAS Y DESPERTAR DE LA BELLA DURMIENTE [2] EL DESPERTAR DE BÁRBARA>

Bárbara – 21 años – Tras despertar – Paz en el rostro

FOLLETÍN – 2ª ENTREGA : RECONOCIENDO LOS PENSA-MONIOS

… la idea de que el demonio me asalte con pensamientos intrusos ¿hospedados en mi mente pero no generados en ella? ¡Esto es un descubrimiento nuevo para mí, Padre!

2.- RESPUESTA A BÁRBARA 27-11-2020
Querida Bárbara, hija mía en el Señor
¡Qué don tan grande del amor de Dios esta decisión tuya de ponerte en contacto conmigo» ¡Te viene llamando y buscando! Soy “El amigo del Esposo” (del que habla el archivo adjunto). Antes de responderte por escrito, te propongo que hablemos vía Skype por internet.

           Por ese medio podremos ir tratando oralmente punto por punto de tu correo electrónico. Y mientras tanto te aconsejo que te asomes a mi Blog del Buen Amor y rebusques mis respuestas. Pero empieza por las varias entradas que contienen mi correspondencia con Enenia.

No es tu caso en cuanto a vejaciones externas, pero sí en cuanto a los pensamientos atormentadores y denigratorios, insultantes y despectivos con que los pensa-monios te muerden el talón [Génesis 3, 15], para paralizarte y derribarte.
            Y te envío también un archivo del psicólogo y filósofo argentino Ruben Peretó Rivas que se remite al poder enfermante de los pensamientos intrusos, a los Carl Jung llamó descriptivamente pero de espaldas a su naturaleza demoníaca: «contenidos autónomos de conciencia» Pero nuestra fe nos revela su esencia demoníaca, por lo que me ha enseñado a llamarlos pensa-monios.

           O sea que son las intrusiones y ocupación de tu mente por pensamientos, que no son tuyos por el solo hecho de aparecer en tu mente, puesto que no los has producido tú voluntariamente, sino que son pensamientos intrusos malignos, destructores y atormentadores, lo que se delatan como demoníacos.

         Te adjunto en archivo nuestro intercambio escrito hasta hoy. Si habláramos vía Skype, el archivo no contendrá lo que hablemos vía Skype, pero quedará directa e indeleblemente escrito y grabado como sobre mármol en tu espíritu, memoria, mente y corazón. Padre Horacio 

2 Archivos adjuntos: Archivo 1: ADVERTIR-DISCERNIR-PENSAMIENTOS Epicteto Evagrio Rubén Peretó Rivas  // Archivo 2: 15a EL AMIGO DEL ESPOSO (En la cultura bíblica y el judaísmo) Ver Juan 3,29

3.- DE BÁRBARA PARA MÍ. – 12-04- 2021 2:57
Buen día Padre,
        ¡¡Me dio mucha alegría recibir su respuesta!!
        Le platico que antes de escribirle, ya había leído el caso de Enenia en su blog un día antes. Hoy mismo lo volví a leer, pero esta vez tomando notas y prestando atención a la analogía que usted plantea entre el problema de esa mujer y el mío. La verdad es que cuando lo leí la primera vez no advertí que mis pensamientos pudieran venir de fuera de mí, como en el caso de ella.
         Pienso que me encuentro en una especie de paradoja, en la que no sé si mis problemas psicológicos desencadenan los espirituales o si son los espirituales los que desencadenan los psicológicos. Me pongo bajo su guía para saber por dónde empezar.

        Porque, por una parte, creo que una persona no puede tener una autoestima sana si no la recibe directamente de la fuente, que es Dios.  Pero, por otra parte, creo que las heridas emocionales de mi niña interior son las que precisamente estropean “mi capacidad de recepción de amor» ya sea humano ya sea divino, y han hecho de mi corazón una firme y dura piedra, dañando mi relación con Dios.

         Y aunado a esto, a la luz del archivo de Peretó Rivas que amablemente me compartió , y compaginándolo con las vivencias de Enenia, la idea de que el demonio me asalte con pensamientos intrusos, ¿hospedados en mi mente pero no generados en ella? Esto es un descubrimiento nuevo para mí, Padre!

Si no representa una molestia para usted, y si sus ocupaciones y actividades se lo permiten, me parece bien la idea de conversar con usted por Skype. El día que usted pueda, a la hora que me proponga, estaré disponible. Si me da autorización, le escribiré por Skype para que tenga mi contacto. O si usted lo prefiere, le paso mi nombre y nombre de usuario. ¡Gracias de nuevo por tomarse el tiempo de leer mis mensajes y de ayudarme! BÁRBARA.

 

3 comentarios en «PESADILLAS Y DESPERTAR DE LA BELLA DURMIENTE [2] EL DESPERTAR DE BÁRBARA>»

  1. Hola Bárbara, mi muy querida hija:
    Han comenzado a publicarse las primeras entregas del Folletín de las «Pesadillas y despertar de la Bella Durmiente».
    Te estoy adjuntando unos archivos escritos recientemente. Van por orden de lectura. El Señor me está mostrando que, lo que psicólogos y psiquiatras llaman neurosis esquizoide o psicosis esquizofrénica, son respectivamente antifaz y disfraz completo de dolencia psíquica que ocultan su naturaleza espiritual: pensa-monios que terminan dominando la mente y así el alma y el ánimo.
    Y que eso no es sólo un sufrimiento individual sino también una influencia del maligno de carácter social, cultural, que se manifiesta hasta en la filosofía, etc
    Hoy veo claramente que lo que padeciste fue un «delirio», no psíquico sino espiritual: Un sistema de convicciones falsas instalado en tu mente y en tu ánimo, que te hacía ciega para la realidad. Pero al afianzamiento del cual contribuían los «delirios» ambientales, familiares, etc.
    Lee los archivos adjuntos por el orden en que te los envío por correo electrónico
    Con todo mi afecto paterno en Dios Padre a ti, como esposita de mi Señor y Amigo Jesucristo, dando gracias, alabando y adorando por tu rescate de la esclavitud y tu glorioso despertar de Bella Durmiente.
    Tuyo en Cristo

  2. LOS VECINOS DE BÁRBARA
    Habiéndole enviado a Bárbara en archivos, mis escritos sobre la naturaleza demoníaca de lo que llaman esquizofrenia me responde así:

    Querido Padre:
    ¡Con qué facilidad el demonio nos hace vivir en una «realidad» paralela a la verdad objetiva!
    Lo cual tal vez ya no debería de sorprenderme, puesto que sé que nacemos con la terrible herida de la ignorancia y en pecado nos concibió nuestra madre.
    Muchas gracias por el material que me comparte. No he podido leer todo hoy, pero sí lo suficiente para estar de acuerdo con usted al emplear la palabra «delirio» para designar lo que viví. No había ámbito en mi vida que no enfrentara yo desde mis falsas convicciones.
    Y además, veo con meridiana claridad que he tenido que ser extirpada de un camino circular, y que la fe me ha sido dada.
    Porque como usted menciona en uno de sus comentarios al texto «el delirante es incapaz de reconocer la falsedad de su propio delirio». ¿Cómo podría salir uno de ahí si no fuese asistido por la gracia de Dios?
    Por otra parte, el material que me comparte no sólo me ilumina para entender lo que viví sino que me ayuda a entender lo que sufren dos vecinos míos. Lo que sufren ellos, pero también todos los que somos afectados por ellos.
    Uno de ellos es esquizofrénico diagnosticado clínicamente. Y ¡¡¡precisamente ayer 30 de junio!!! Comprobé, viendo a través de la ventana, con qué furia lanzaba unos pedazos de mosaico hacia la reja del patio de mi casa. Últimamente ha estado muy agresivo. Ayer fueron mosaicos. Hace unos días fueron platos de cerámica, y hace un par de semanas un tubo metálico con el que golpeó la reja de mi casa.
    Me he compadecido de él considerándolo como un hombre con sus capacidades mentales dañadas. Pero no me había compadecido de él como un hombre atacado brutalmente por nuestro enemigo…
    ¡Y no le digo de mi vecino de al lado! De él desconozco el diagnóstico de su padecimiento, sólo sé que tiene constantes alucinaciones (que involucran a muchísimas personas, entre ellos mi familia y yo) las cuales lo llevan a cometer todo tipo de locuras.
    Por mencionar una de tantas, hace unos años me agredió físicamente en plena calle, situación que fue denunciada y se llegó a un acuerdo reparatorio… pero tristemente sus alucinaciones no han cesado hasta la fecha.
    En fin… no terminaría de enunciar los conflictos e inconvenientes que se viven día a día al tener dos vecinos enfermos mentales. Pero con todo, Dios nos ha protegido enormemente a mi familia y a mí.
    Enterándome ahora de la naturaleza espiritual demoníaca de las afecciones que sufren estos dos hombres, ruego a Dios tenga misericordia de ellos y los libre, como a mí, de las garras de nuestro despiadado enemigo.
    Su hija Barbara.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *